7 de marzo de 2010

La Semana Santa de Écija - Miércoles Santo

Real Hermandad y Archicofradía de Nazarenos de la Coronación de Espinas de Nuestro Señor Jesucristo, San Marcos, San Roque, Santísimo Cristo de la Salud y Nuestra Señora de los Dolores, Sagrado Corazón de Jesús y San Juan de Dios

Sede: Iglesia Parroquial de San Gil
Año de fundación: 1563
Hermano Mayor: D. José María Valseca Montaño
Web: http://www.hermandadsangil.es/

Las primeras noticias sobre la existencia de una cofradía de San Marcos en Écija se remontan a la Edad Media; por entonces la cofradía tenía carácter hospitalario y sus funciones eran amparar a pobres enfermos y desvalidos de la ciudad y fomentar el culto al santo titular. Gracias a la documentación conservada, sabemos que el hospital de la cofradía de San Marcos ya existía en 1429. La cofradía logró subsistir hasta 1570, año en que Felipe II decretó una reducción de hospitales.

Pocos años después de estos hechos, un clérigo de la parroquia de San Gil, llamado Cristóbal Merino, se encargó de reorganizar a los hermanos de la recién desaparecida cofradía hospitalaria de San Marcos y de imprimirle carácter penitencial, agregándole la advocación de la Coronación de Nuestro Señor Jesucristo. La nueva hermandad vio aprobada su Regla por Alonso Fajardo, Provisor del Arzobispado de Sevilla, el día 25 de septiembre de 1581. Dicha Regla se compone de cuarenta y tres capítulos, a los que se añadieron dos más en 1583 para agregar la advocación de San Roque.

La incorporación de San Roque, santo protector para las epidemias, puede justificarse por el duro embate sufrido por la población ecijana el año anterior. En 1581, una plaga de langosta, seguida de un periodo de sequía y hambre afectaban a la comarca de Écija; convertida la ciudad en campo abonado para la propagación de la peste, la epidemia se declaró en febrero de 1582, prolongándose hasta finales del mes de julio y provocando una gran mortandad entre la población.

La construcción, durante el siglo XVIII, de una suntuosa capilla en la parroquia de San Gil, dotada de hermosos retablos para sus imágenes, vino a confirmar su consolidación como una de las cofradías con más arraigo de Écija. A su esplendor en el siglo XVIII contribuyó asimismo la aceptación por parte de Felipe V, en 1702, del cargo de Hermano Mayor Perpetuo, con derecho a sucesión.

En su Regla fundacional, se fija el Lunes Santo para la anual Estación de Penitencia. Este día se mantendría hasta 1891, año en que se trasladaría al Miércoles Santo. Del cortejo procesional hoy forman parte tres pasos: Coronación de Espinas, Santísimo Cristo de la Salud y Nuestra Señora de los Dolores.

El Señor de la Coronación fue originariamente un Ecce Homo de autor anónimo del Siglo XVIII, que fue reformado por Don Santiago Blaglieto en 1864 al que le incorporó piernas, transformandolo en Señor de la Coronación. En 1991 fue nuevamente restaurado por Don Rafael Amadeo Rojas realizandole nuevas piernas talladas.

Las figuras que acompañan al Señor de la Coronación son obras de Don Rafael Amadeo Rojas (1992-1998) y representan a un sayón y un soldado romano coronando de espinas al Señor, un centurión en actitud dialogante con Poncio Pilatos y un sacerdote hebreo.

Toda la composición procesiona sobre un paso tallado en madera de cedro en los talleres de Antonio Díaz de Sevilla (1990), en estilo barroco con seis candelabros de guardabrisas. En las esquinas las figuras sedentes de los cuatro evangelistas, tallados y policromados, con los ropajes estofados, obra del escultor Don Antonio Castillo Lastrucci, adquiridos en 1967 a la hermandad de San Vicente de Sevilla.











El Santísimo Cristo de la Salud, conocido popularmente como el Santísimo Cristo de San Gil, es una escultura de autor anónimo fechada a mediados del XVI, formando en sus orígenes la escena del Calvario, con una imagen de Nuestra Señora y San Juan, que figuran actualmente en el retablo mayor de la Capilla de la Hermandad.

El Stmo. Cristo fue restaurado en 1985 por Don Luis Álvarez Duarte. La Cofradía procesionó desde su fundación a este Santo Cristo, pero no fue de su propiedad hasta 1614.

El actual paso del Stmo. Cristo de la Salud fue realizado entre 1967 y 1971 en madera de caoba de Guinea en su color, en estilo neobarroco por Don Antonio Martín de Sevilla. Las cartelas realizadas en plata de ley, reproducen diversos motivos alusivos a la Hermandad y fueron realizadas por Díaz Roncero de Córdoba, junto con los apliques, las cartelas de las esquinas representan a los Cuatro Padres de la Iglesia, por Manuel de los Ríos.

Ésta iluminado en sus esquinas por cuatro gruesos hachones, y en los entrantes del canasto, ocho faroles en metal plateado de Manuel de los Ríos.






La Imagen de Ntra. Sra. de los Dolores es de autor anónimo del siglo XVII, restaurada en 1985 por Don Luis Álvarez Duarte.

En la Estación de Penitencia es portada en paso de palio, realizada su orfebrería en metal plateado, respiraderos, varales, peana, candelabros de cola, jarras y candelería en el periodo 1971-1976.

El manto y la saya que visten a Ntra. Sra. están bordadas en oro fino sobre terciopelo en 1886 por Dña. Ana Antúnez de Sevilla. El techo de palio bordado en oro sobre terciopelo granate en 1945, y las bambalinas realizadas en 1972 por Joaquín Ojeda en bordados de aplicación.

La corona en plata sobredorada de Manuel de los Rios en 1982.







El Cristo de la Salud es el símbolo de la devoción de los ecijanos. El fervor que despierta la imagen del crucificado es una de las escenas más emocionantes de la Semana Grande Ecijana. Al gran número de hermanos que acompañan a los tres pasos, se suman cada año un raudal de personas que hacen su estación de penitencia con San Gil.

La Real Archicofradía de Nazarenos de la Coronación de Espinas de Nuestro Señor Jesucristo, San Marcos, San Roque, Santísimo Cristo de la Salud y Nuestra Señora de los Dolores, más conocida como San Gil, sale la tarde de Miércoles Santo de la Parroquia del mismo nombre a las siete de la tarde.

Por ser el Ayuntamiento de Écija Hermano Mayor Honorífico de la Cofradía del Cristo de la Salud, el Alcalde de Écija, asiste a la procesión en representación del Consistorio. Además, por la mañana el regidor astigitano visita el templo, sito en el barrio del Picadero, para realizar la tradicional ofrenda floral a los titulares de la Hermandad.

Esta hermandad es la mas seguida por todos los ecijanos y cuenta con muchísimos devotos tanto fuera de Écija como en otras provincias españolas e incluso en el extranjero.


(Textos e imágenes cedidas por Yolanda García)