29 de noviembre de 2013

Domingo I de Adviento - Reflexión de D. José Román Flecha

ADVIENTO Y ESPERANZA
Domingo 1º de Adviento. Ciclo A
1 de diciembre de 2013

Una vez más estamos en el tiempo de Adviento. Durante estas cuatro semanas preparamos la celebración de la fiesta del nacimiento de Jesús. Pero no sólo eso. El Adviento es el tiempo que resume toda nuestra vida. En este tiempo se nos invita a redescubrir la virtud de la Esperanza. Y a vivir como quienes están de camino.

En este itinerario del Adviento nos acompañan, sobre todo, las figuras del profeta Isaías, de Juan el Bautista y de María la Madre de Jesús.

En este primer domingo, recordamos cómo Isaías invitaba a las gentes de su pueblo a marchar por las sendas del Señor, a repensar nuevas estrategias para la paz y a caminar a la luz del Señor. En ese camino había de encontrarse Israel con todos los demás pueblos de la tierra. La Esperanza o es universal o no es Esperanza (Is 2, 1-5).


ORACIÓN Y TAREA

En este nuevo año litúrgico leeremos el evangelio según San Mateo. En el texto que hoy se proclama (Mt 24, 37-44) escuchamos este aviso: “A la hora que menos penséis viene el Hijo del Hombre”. En tiempos de Noé las gentes vivían despreocupadas y cuando menos lo esperaban llegó el diluvio. El evangelio nos invita a vivir atentos y despiertos.

Con frecuencia vivimos olvidando lo que somos y lo que esperamos. Estamos llamados a vivir esperando la manifestación del Señor y la plenitud de su Reino. La Esperanza nos exige vivir despiertos, atentos a los signos de los tiempos.

En la Eucaristía repetimos con frecuencia la súplica con que se cierra el libro del Apocalipsis: “Ven, Señor Jesús”. Tendremos que preguntarnos si de verdad vivimos esperando, deseando y anticipando la manifestación del Señor. Orar bajo el signo de la esperanza, no significa manifestar nuestro descontento con la realidad de este mundo.

Al contrario. Como nos ha dicho el Concilio Vaticano II, “La espera de una tierra nueva no debe amortiguar, sino más bien avivar, la preocupación de perfeccionar esta tierra, donde crece el cuerpo de la nueva familia humana, el cual puede de alguna manera anticipar un vislumbre del siglo nuevo” (GS 39).

VIGILANCIA Y ESPERA

Hoy encendemos la primera de las velas en la corona del Adviento. A su luz escuchamos las dos exhortaciones que nos dirige Jesús, también en nuestro tiempo:

“Estad en vela porque no sabéis cuándo vendrá vuestro Señor”. Nos mantenemos despiertos, no por temor al que viene sino con la gozosa espera del que ama. Además de velar y orar, dedicamos un momento a buscar algunos signos por los que el Señor nos indica el camino que hemos de seguir para anunciar y preparar su venida.

“Estad preparados porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del Hombre”. Esta última frase no es una amenaza, sino una preciosa advertencia. En cualquier momento de la historia humana puede hacerse evidente que el Señor está con nosotros. Para el buscador de pepitas de oro cualquier momento puede ser el que cambie su suerte. Hay que estar atentos.


- Señor Jesús, andamos preocupados por mil cosas y nos enzarzamos en discusiones sin sentido. No permitas que perdamos de vista la realidad que nos circunda. Ayúdanos a descubrir en ella los signos de tu presencia. Y a esperarte cada día con amor. Amén.


José Román Flecha. Sacerdote desde 1964. Licenciado en filosofía por la Universidad de Santo Tomás (Roma) y en teología por la Universidad Gregoriana (Roma). Doctor en Teología Moral por la Academia Alfonsiana de Roma. Ha sido decano de la Facultad de Teología y Vicerrector en la Universidad Pontificia de Salamanca, de la que es catedrático de teología moral.

SE CLAUSURA EL V CENTENARIO DE LA CATEDRAL NUEVA CON UNA EUCARISTÍA Y UNA PROCESIÓN EXTRAORDINARIA DE LA VIRGEN DE LA VEGA (Salamanca)

La Delegación Diocesana de Medios de Comunicación Social del Obispado de Salamanca ha hecho llegar a este Blog la siguiente Nota de Prensa:

El 15 de Diciembre, tras 24 años, la imagen original de Nuestra Señora de la Vega recorrerá de nuevo las calles de la ciudad de Salamanca con motivo de la Clausura del V Centenario de la Catedral. La imagen no ha salido de la Seo Salmantina desde el día 25 de Junio de 1989, cuando se celebró la clausura del Sínodo Diocesano en el Estado Helmántico. La procesión tendrá lugar al finalizar la Eucaristía que se celebrará en la Catedral Vieja a las 18:00 horas. La organización de la procesión se va a realizar a través de la Coordinadora Diocesana de Hermandades y Cofradías.


La Iglesia, en el tercer domingo de Adviento, al que se denomina Domingo Gaudete, relaja los signos de penitencia y austeridad e invita a adorar al Señor cuya natividad se encuentra ya muy cerca, de manera casi inmediata. Por semejante motivo, el Cabildo Catedral ha elegido esta jornada como la más propicia para dar gracias a Dios por el don del V Centenario de la Catedral Nueva a través de la acción de gracias por excelencia de la Iglesia, que es la Sagrada Eucaristía, tras la cual también quiere dejar confiado en manos Santa María, el futuro de la Sede salmantina, bajo cuya advocación y cuidado ha permanecido desde su erección.

Dios eterno se hace tiempo merced al acontecimiento fundamental de la encarnación en las entrañas de la Virgen. Ella sola es la única digna de convertirse en el Trono donde el Hijo, Autor de la Vida, se enseñorea y manifiesta a su pueblo. Bajo los planteamientos de dicha iconografía denominada Sedes Sapientiae se nos muestra la imagen de nuestra excelsa patrona. La cercanía de Dios con nosotros (Emmanuel) se nos hace presente en la inmediatez del regazo de la Virgen Madre.

Así, de manera extraordinaria, es voluntad del Cabildo que la querida imagen histórica de Nuestra Señora de la Vega salga a las calles de la ciudad, desde su refulgente trono en la iglesia Catedral en la tarde del domingo 15 de diciembre, una vez finalizada la Eucaristía.

Cabe señalar que la Virgen no cruzaba la puerta de la seo en una procesión desde el día 25 de junio de 1989, cuando se encaminó rauda y veloz hacia el estadio donde se celebraría la clausura del Sínodo diocesano.

Será esta ocasión, la del V Centenario de la Catedral Nueva, la que proporcionará una nueva oportunidad de acoger a Santa María en las calles de la ciudad, tras un periodo de veinticuatro años.

Como una Madre que no espera a ser visitada porque su amor por sus hijos a ello la impele, Santa María sale a pie de calle a la búsqueda del hijo (con minúscula) al que conducir hacia el Hijo (con mayúscula). Cual primer Apóstol plena del Espíritu rompe el silencio del Adviento, un tiempo tan mariano, y sin temor sale por las calles de “su” Salamanca a realizar la propuesta cercana e íntima al corazón del hombre llevada a cabo por la Eterna Sabiduría del Padre hecha carne y sangre. La que siempre aguarda en el altar junto al que se asienta la sede del obispo, toma la iniciativa y de esta manera se convierte en elocuente recurso que muestra y evidencia su permanente presencia en el interior de los muros de la Casa del Padre, la casa común de todos, el lugar de encuentro, reunión, celebración y oración, que es la Catedral. Allí nos recibe y espera siempre.

El Cabildo Catedral invita a toda la comunidad diocesana a celebrar esta jornada gozosa en la Eucaristía y posterior procesión el domingo 15 de diciembre, a las 18:00 horas, en la Catedral Vieja.

Mariano Casas, coordinador del V Centenario de la Catedral Nueva.


Foto: Imagen de la Virgen de la Vega entrando en el Estado Helmántico de Salamanca 25 de Junio de 1989

21 de noviembre de 2013

Formación Cofrade - LITURGIA (XV): LA CELEBRACIÓN EUCARÍSTICA


El esquema de la celebración eucarística tiene, como Asamblea y reunión que es, un esquema similar al de una reunión de amigos que recibe un anfitrión: se recibe a los que llegan, se habla y escucha, se come en común y se despide al terminar. Así hizo Jesús en la Última Cena ya que reunió a los Apóstoles (rito de apertura), les habló (Palabra), pronunció la bendición, les dio de comer y beber (Eucaristía) y salieron hacia el monte de los Olivos (conclusión).

En la Asamblea eucarística se distinguen claramente cuatro partes:

A) LOS RITOS INICIALES: Sirven para recibir a los fieles y son la apertura. Sus objetivos son los de ayudar a formar y sentirse como comunidad y preparar a los fieles a oír y celebrar dignamente la Eucaristía. Estos ritos iniciales son los siguientes:

- Procesión y canto de entrada: abre festivamente la celebración, fomenta la unión de los fieles y acompaña la procesión.
- Veneración del altar: como símbolo de Cristo (beso ritual)
- La señal de la Cruz: evoca nuestra iniciación cristiana y se invoca a la Trinidad.
- Saludo a la Asamblea: Se establece aquí un diálogo de comunión entre el Presidente y la Asamblea.
- Monición Inicial: Tiene por objeto explicar e implicar a todos en la celebración. Debe ser breve, incisa y preparada.
- Acto penitencial: Todos somos pecadores y debemos pedir perdón. Este acto a su vez consta de varias partes:
   * Monición
   * Silencio
   * Confesión general
   * Absolución (que perdona los pecados leves del día)
- El Kyrie: "Señor, ten piedad". No es penitencial sino que tiene sentido de aclamación a Cristo y petición de misericordia.
- El himno Gloria: No fue compuesto para la Misa. Entró en la Eucaristía para la fiesta de Navidad y es un himno trinitario de alabanza.
- La oración Colecta: (colecta=reunir). El sacerdote invita a orar, lee la oración y el pueblo ratifica con un AMEN.


B) LA LITURGIA DE LA PALABRA: Es junto con la eucarística, una de las dos partes esenciales de la Misa. Tiene a su vez varias partes:

- El anuncio de la Palabra:
   * Introducción a las lecturas (monición)
   * Proclamación de la Palabra (se proclaman tres lecturas los domingos y solemnidades: profeta, apóstol y evangelista). La lectura evangélica es propia del diácono o del sacerdote mientras que las demás lecturas son ministerios propiamente laicales.
   * Aclamación a cada lectura.
   * Homilía
- La oración: La Iglesia acoge, escucha y acepta la Palabra. Los elementos de la respuesta de los fieles a la proclamación hecha tiene varios elementos:
   * El salmo responsorial (se canta o se recita si no hay salmista)
   * Los silencios
   * El Aleluya (debe cantarse y de no hacerlo se puede omitir)
   * La profesión de fe
   * La plegaria universal o de los fieles. Se llama universal porque se suplica por las necesidades de todos los hombres. Debe poder ser asumida por todo el pueblo cristiano y al menos cuatro de las peticiones deben ser:
   - Por la Iglesia y sus necesidades
   - Por los gobernantes
   - Por los pobres y necesitados
   - Por todos los presentes


C) LA LITURGIA EUCARÍSTICA: Si hasta este momento la Asamblea se ha centrado en la Palabra (ambón), ahora el centro pasa a los dones (altar). Esta liturgia se desarrolla en tres momentos sucesivos, tal como Jesús hizo en la Última Cena, a saber 1. Tomó el pan, el cáliz (preparación de los dones) 2.- Bendijo, dio gracias a Dios (plegaria eucarística) 3.- Partió y dio (rito de comunión) (OGMR 72).

- Preparación de los dones: Consta a su vez de estos momentos:
   * La procesión de los dones (deben llevarse dones que se queden para el servicio o exorno del altar o bien que sean para los pobres y necesitados)
   * La preparación de los dones
   * La presentación de los dones (Bendito seas, Señor...)
   * El lavabo, que se hará en un lado del altar
   * La oración sobre las ofrendas, que se rubrica por el pueblo con un Amen.
- Plegaria eucarística: Es el ápice de toda la celebración (OGMR 30). En esta parte se llega a la máxima plenitud de expresión la acción de gracias y la alabanza. Se la ha llamado de diversas formas: plegaria eucarística, canon, anáfora. Es una oración de bendición que consta de los siguientes elementos:
   * La acción de gracias del Prefacio
   * La aclamación del Sanctus
   * La epíclesis o invocación al Espíritu Santo
   * El relato de la institución y la consagración
   * La anámnesis o memorial
   * La obligación
   * Las intercesiones
   * La doxología fina
- El rito de comunión: Forma una unidad con la plegaria eucarística, con un esquema lineal. Consta de las siguientes partes:
   * El padrenuestro
   * La paz (algunos liturgistas opinan que debería hacerse junto con el acto penitencial como signo de reconciliación que es)
   * La fracción del pan, que incluye la inmixtión (mezcla) y el Agnus Dei
   * La Comunión, con una preparación previa y oración posterior a la comunión


D) RITO DE CONCLUSIÓN: Tiene como objetivo el unir la celebración con la vida cotidiana. Ahora es el momento de dar los avisos de la comunidad para la semana y las actividades a desarrollar. Se saluda y se acaba con la bendición que puede ser simple o solemne (con tres apartados a los que el pueblo contesta AMEN). Tras el "Podéis ir en paz" la Asamblea se disuelve para ir a sus ocupaciones alabando al Señor.



ELEMENTOS NECESARIOS PARA LA CELEBRACIÓN DE LA MISA

Para celebrar la Misa el sacerdote que preside debe llevar el alba, la estola y sobre ellas la casulla, con los colores litúrgicos del tiempo correspondiente. Los ministros concelebrantes pueden también llevarla, aunque está permitido que sólo vistan alba y estola.

El altar debe estar cubierto con un mantel blanco digno y sobre él o cerca se colocan dos candeleros con velas encendidas. Puede haber flores (salvo en Cuaresma) aunque el criterio es que la ornamentación del altar sea siempre moderada y que no se impida su visión por el pueblo. Además debe haber una Cruz con la imagen de Cristo, o bien sobre el Altar o en un lugar cercano y visible. También se debe seguir el criterio de que sólo debe haber sobre el Altar los objetos que se vayan a utilizar en ese momento, debiendo retirarse cuando no se necesiten.

El Misal es el libro que se necesita para celebrar y contiene las oraciones de la Misa y las partes comunes, con sus distintos formularios. Se coloca sobre un atril o sobre un cojín. En el ambón estará el Leccionario, con las lecturas del día. También puede estar el libro de la Oración de los fieles.

En la credencia debe estar el cáliz cubierto con un velo, (palia), patena con hostia, corporal, purificador, vinajeras con vino y agua, jarrita con agua, aguamanil y toalla pequeña, platillo de comunión y la llave del sagrario.

Al momento de comenzar la liturgia eucarística el acólito acercará al Altar el cáliz, con la patena y la hostia, cubierto con el purificador y el corporal así como las vinajeras con vino y agua. Una vez preparados los dones, retirará las vinajeras.

El turiferario ofrecerá el incensario al sacerdote en los momentos oportunos. El incienso siempre lo pondrá el sacerdote.

El toque de campanillas, hoy en desuso, puede hacerse al acabar el Sanctus y durante la ostensión del cáliz y de la hostia recién consagrada. También puede hacerse al terminar la consagración.

Tras la comunión se retiran los vasos sagrados y se purifican en la credencia. Si hay bendición con el Santísimo deberá estar previsto el humeral (paño de hombros para coger la custodia) y el ostensorio o custodia.

El pan a consagrar debe ser de trigo y hecho recientemente. No se pueden usar cereales distintos del trigo. Sería un abuso grave introducir en su fabricación frutas, azúcar o miel.

Las hostias deben ser preparadas por personas honestas, expertas en la elaboración y que dispongan de los instrumentos adecuados. Las fracciones del pan eucarístico deben ser repartidas entre los fieles, pero cuando el número de estos excede las fracciones se deben usar sobre todo hostias pequeñas.

El vino del Sacrificio debe ser natural, del fruto de la vid, puro y sin corromper, sin mezcla de sustancias extrañas. En la celebración se le debe mezclar un poco de agua. No se debe admitir bajo ningún pretexto otras bebidas de cualquier género.


Gracias a Valladolid Cofrade por la cesión del contenido de este post.
http://www.valladolidcofrade.com/

15 de noviembre de 2013

Fragmento del Pregón de la Semana Santa de Sevilla 2004 dedicado a la Macarena


Estar cerca de La Macarena es ser la persona más afortunada del mundo. En Su Bajada para el Besamanos, junto a Ella se vive lo inimaginable. El hombro izquierdo siente sobre sí todo el peso de Su Dulzura Infinita y las manos tienen el privilegio de coger Su Cintura... ¿qué se puede encontrar mejor que ésto?. Caminar junto a Ella son los pasos más extraordinarios desde que se aprende a andar de muy niño. Es ayudar a Caminar a Tu Madre y llevar su peso...¡cuánto pesa el Amor! Es sentirse elegido, recibiendo tan Sublime Gracia del Padre Celestial.

En esos instantes sobrenaturales se ve claramente que toda la vida tiene sentido por llegar hasta allí, y se comprende entonces su significación: que Dios nos ponga en sitio y lugar determinados. Hemos de hacer su Santa Voluntad con alegría. Quien así no lo entienda, no entenderá la existencia nunca ¡Ella no nos dejará de Su Mano! Abrazando a la Macarena se aprende que todo tiene una explicación, que todo sucede por algo. Tú, Esperanza Nuestra, Eres la Estrella de la Mañana en nuestras noches oscuras, y nos ayudas a entender a Dios, a señalarnos Sus Caminos. A veces la vida –dice Juan XXIII- es "dejarse devorar por el sufrimiento y la Muerte para luego resurgir". ¡Qué importa sufrir si Ella está con nosotros!... ¡Cuánto bien haces a Sevilla, Madre nuestra!... Cuida siempre a los sevillanos; a los enfermos, a los niños, a los mayores, a los que están lejos de aquí; y a los que aquí han encontrado su vida...


Rezábamos el Rosario ante Ella encontrando gran consuelo a nuestras diarias preocupaciones, y las lágrimas brotaban sin querer. Rendidos cortesanos, enamorados peregrinos éramos los congregados en su Santa Presencia. Allí sucedía realmente algo sensacional... Su expresión Maternal, llena de Belleza y Vida. Verdaderamente estábamos en presencia de la Madre de Dios, de la Reina de las Reinas...

Todo era apoteosis. Lo más fascinante que los ojos puedan ver nunca. Su Expresión fabulosa. Su actitud. Su Juventud. Su Cintura. Y Su Cara... la Cara de la Macarena... El que lo vio y lo vivió proclama que Ella no es de este mundo, que ha venido del Cielo para ser nuestra Madre y Ayuda Perpetua... que Ella es – y hay explicación- el rumor del Pueblo, la Esperanza para continuar, el por qué de la multitud que la busca para tenerla cerca, la razón infinita de que muchos hasta lloren de alegría, emocionados, cuando la Virgen pasa ante ellos, o si tienen la dicha de que le paren delante a la Macarena...


Gracias al inolvidable ofrecimiento de la Hermandad, desde aquella noche única habrá siempre un antes y un después. Aquí os traigo la voz emocionada, que apenas es capaz de describir Lo que soportó este hombro, Lo que abrazó este brazo, Lo que cogieron estas manos, y Lo que vieron estos ojos que habrán de convertirse algún día en cenizas, en la Esperanza de la Resurrección Futura... ¡Cuánto premio en la Tierra!... ¡Qué difícil, Señor, me lo pones para entrar en el Cielo!: Pregonero de la Semana Santa y habiendo abrazado a La Macarena....



Dicen que hace muchos años
cerquita de la Alameda
–entre la Europa y El Barco,
donde la Correduría empieza-
cantaba desde un balcón
que estaba en Las Siete Puertas
saetas El Niño Gloria
al pasar la Macarena.

Desde el recuerdo encendido
de aquella Sevilla vieja,
desde el sincero Homenaje
a los viejos que lo cuentan
que se acuerdan de los cantes
que en las fotos color sepia
nos muestran una Sevilla
que quizá ya nunca vuelva,
y que pensando, pensando
hasta musitan las letras
que los viejos cantaores
ponían a sus saetas
yo quisiera componer
en esta hora que suena
un cantar para la Virgen,
un cantar que sea ofrenda.


Yo quisiera componer
a Tu Gracia algún poema
pero yo no sé cantar
esa Gracia que es Bandera
de la Sevilla de siempre,
de la Ciudad en que Reinas.

Quisiera ser bordador
de la saya que Tú llevas
quisiera ser el orfebre
que repujara las piezas
de paso tan prodigioso
que pasea Tu Realeza.

Quisiera ser el que hizo
las esmeraldas ya viejas
que regalara Gallito
Príncipe de la Alameda
genio de la torería
y devoto de Tu Esencia.


Quisiera ser yo, Señora,
capataz de Tu Belleza,
de Tu Mirada perdida
que a nada ni a nadie encuentra,
quisiera ser costalero
bajo Tus Plantas señeras
y que me mandara Alfonso
diciendo "Al Cielo con Ella".

Quisiera rezar la Salve
ante Tus Ojos de estrellas
y pedirte en oración
por toda Sevilla entera
que Tú le des la Esperanza
a los que nada ya esperan,
al que pide que lo saques
de las oscuras tormentas,
al que suplica callado
por la enfermedad cruenta
y al que lleva en las entrañas
el dolor que le acrecientan
las espinas de la vida,
que se le clavan con fuerza.



Quisiera ser Madrugada
y una voz que describiera
el Viernes por la Mañana
entre Sor Ángela y Feria.

Quisiera ser candelero,
jarra, candelabro y vela,
túnica juanmanuelina,
zanco de Tu parihuela,
quisiera ser el incienso
que se guarda en la naveta
el humo del incensario
que es presagio e inminencia,
humo de vaho encendido
por el fuego que despierta
el rumor de Tu Pasar
en todos los que te esperan.

Quisiera ser Relator,
el suelo de calle Feria,
balcón de calle Amargura
y colgadura de seda,
un farolito del Arco,
de la Muralla una almena,
color de la Barbacana
y las Torres de Defensa,
y el éxtasis desbordado
en el barrio que te sueña...
Esperanza, Torrigiano...
callejones que te esperan
desde hace tantos años
para aclamar a Su Reina.



Quisiera ser multitud
que agolpada te contempla,
ser un trozo de Tu Manto,
de algún faldón una hebra,
el brillo de Tu Corona,
clavel que se consumiera,
quisiera ser un Armao
del Señor de la Sentencia
y convencer a Pilatos
porque Tú ya no sufrieras;
quisiera ser un varal
que con ángel se meciera,
quisiera ser techo palio
y poeta ser quisiera
por narrar el entrecejo
que hace hablar hasta a las piedras
y con voz de viejecito
componerte una saeta
pa que la cantara El Gloria
–balcón de Las Siete Puertas-
y le dijese a Sevilla
que no existe más Pureza
que la que tiene una Flor
que está siempre en Primavera
que dicen vive en San Gil
y se llama Macarena.



Pregón de la Semana Santa de Sevilla del año 2004. Pronunciado por D. Rafael De Gabriel Garcia en el Teatro de la Maestranza de Sevilla, el dia 28 de Marzo.

video

11 de noviembre de 2013

Elecciones Hermandad de la Macarena - Manolo García reelegido Hermando Mayor


Desde estas frías tierras castellanas casi da vértigo leer las cifras que ponen fin a unos comicios que estoy seguro pasarán al historia. Que una hermandad de penitencia convoque a un Cabildo de Elecciones a más de 9000 hermanos y hermanas son palabras mayores y pueden dar una idea de que no estamos hablando de una asociación pública de fieles cualquiera. Guste o no, la Hermandad de la Macarena, mi hermandad sevillana, es grande por muchas cosas, pero también por la amplia nómina de miembros que la integramos.

Por ello no sorprende que dicho Cabildo de Elecciones estuviese precedido por el Cabildo General de Cuentas convocado a las ocho y media de la mañana de ayer domingo. Sí, hermanos y hermanas salmantinos, en Sevilla y en la Macarena, los cabildos se convocan en domingo y no importa madrugar. A ver si empezamos a copiar lo bueno y nos dejamos de tanto izquierdazo, parafernalias y demás esteticismos de cara a la galería que ni tan siquiera son del agrado de la mayor parte de los cofrades hispalenses.

Y así, sin solución de continuidad, hasta las 21.00 horas. El escenario elegido para el voto presencial fue el salón de la Casa de Hermandad en el que se habilitaron cinco mesas con sus respectivas urnas para que los convocados pudiésemos ejercer con libertad, con la libertad que nos otorgó el Señor al nacer, nuestro derecho a elegir al candidato más idóneo a nuestro juicio: Manuel García o Agustín Bello-Conde.


Quienes paseaban cercanos a los aledaños de la Basílica, contemplaban pensativos, al ver las largas colas de hermanos, si se habrían adelantado el Jueves Santo o el Solemne Besamanos de Nuestra Esperanza. El atrio se convirtió en lugar de encuentro, de intercambio de saludos, de opiniones, incluso alguno o alguna aprovechó para dejar inmortalizado el momento con los candidatos, como si presagiaran los resultados finales.

Fue un día en el que la Esperanza nos invitó a vivir dentro de un clima de fraternidad, la cual nos ha de mantener firmes y unidos a todos los macarenos, por encima de intereses individuales, de discrepancias personales o de no sé qué tipo de ambiciones. Vivimos una época llena de dificultades, fundamentalmente económicas, carente de valores y principios, por lo que nuestro esfuerzo ha de dirigirse hacia fines concretos de caridad, de formación de evangelización y siempre desde el carisma macareno, de ese sentimiento puro y duro que Ellos nos transmiten cada día a través de su amor incondicional. Del mismo modo, nos esperan acontecimientos importantes que requieren la presencia de personas dispuestas a sumar, a invertir su tiempo, su experiencia, sus capacidades, para que el año 2014 quede grabado en nuestros corazones con la confianza y seguridad del trabajo bien hecho, con la dignidad que la Hermandad, Sevilla y Nuestra Madre se merecen.

Los macarenos sabemos esperar con Esperanza y los resultados no quisieron quedarse sin su papel protagonista. Los móviles no paraban; las redes sociales tampoco. La ansiedad o la impaciencia se hacían presentes según se acercaba la media noche. Poco antes, a las 23:55, la autoridad eclesiástica daba cumplida información del escrutinio:

Votos emitidos: 2.975
Votos a favor de la Candidatura de Manuel García: 1.857
Votos a favor de la Candidatura de Agustín Bello-Conde: 1.010
Votos en blanco: 72
Votos nulos: 36


De este modo, Manolo García resultaba reelegido Hermano Mayor de la Macarena junto a un equipo de personas que a priori ofrecen garantías suficientes para cumplir con nota lo que todos los macarenos esperamos y deseamos de ellos. Cuatro años por delante para recuperar algunas cosas, para concluir otras y para seguir caminando con ilusión, desde el trabajo, con el corazón y siempre desde el compromiso y la responsabilidad que las urnas les han otorgado, teniendo presente algo que estoy convencido es su prioridad principal: a todos y cada uno de los hermanos y hermanas de esta bendita hermandad, sin distinción.

No voy a entrar a valorar las disputas previas que se han vivido durante la “campaña electoral”, como tampoco quiero referirme a las manifestaciones de euforia, alegría o emoción suscitadas tras conocerse los resultados en el interior de la Basílica. Unas y otras pertenecen y son propias de personas, de hermanos, a los que por respeto no debo juzgar. Por desgracia he vivido situaciones mucho más graves en otros entornos semana santeros; situaciones impropias de gentes que se dicen cristianos, hermanos, cofrades…Hace tiempo que me resigné a lo evidente, decidiendo no alimentar con mis comentarios a los carroñeros que gozan disfrutando del mal ajeno, llenando espacios, columnas, foros y demás medios conocidos. Y no voy a romper ese compromiso ahora por algo que ya forma parte del pasado.


Por tanto, y para concluir, hago mías las palabras de Manolo García: “El agradecimiento es la memoria del corazón” (Lao-Tsé) y como persona de corazón y de Esperanza, abogo por seguir disfrutando de esta hermandad que me acoge, que me quiere, que tanto me ha dado y tanto me ha enseñado. Una hermandad que está viva, en la que la pluralidad y las divergencias pueden y saben convivir, donde es un honor poder atravesar la cancela del atrio para adentrarse en la Gloria que me lleva hasta el Padre que dio la vida, mi Señor de la Sentencia, y hasta la que es uno de mis grandes motivos por los que cada día me levanto sabiendo que pase lo que pase nunca voy a estar solo, mi Madre Santísima de la Esperanza Macarena y del Rosario Bendito.

A expensas de poder hacerlo personalmente, vaya pues mi más sincera, cariñosa e incondicional enhorabuena a mi Hermano Mayor, Manolo García, a todo su equipo, y de un modo especial, a mi admirado Santiago Alvarez Ortega, nuevo Teniente de Hermano Mayor.


8 de noviembre de 2013

Elecciones en la Hermandad de la Macarena - Sevilla (III)

En la jornada de ayer 7 de Noviembre, el Secretario de Nuestra Señora de la Esperanza (Macarena) procedía a comunicar - recordar, a través de distintos medios, la celebración del Cabildo de Elecciones que se desarrollará a lo largo del próximo domingo día 10 y que a continuación te transcribo, por si es de tu interés o por si no hubieras visitado la Web Oficial de la Hermandad: http://www.hermandaddelamacarena.es/

-------------------------------
Por medio de la presente, de orden del Hermano Mayor y en cumplimiento de nuestras Santas Reglas, le cito al CABILDO GENERAL ORDINARIO DE ELECCIONES, para la elección de nueva Junta de Gobierno, que tendrá lugar (D.m.) el próximo Domingo día 10 de Noviembre, iniciándose a terminación del Cabildo General Ordinario de Cuentas y permaneciendo abierto hasta las 21.00 horas del mencionado día.

El lugar determinado por la Autoridad Eclesiástica para CABILDO GENERAL ORDINARIO DE ELECCIONES será el salón de actos de la Casa de Hermandad, donde se constituirán CINCO MESAS, cada una de las cuales se le asignarán letras del alfabeto, debiendo los Hermanos votar en la asignada a la LETRA DE SU PRIMER APELLIDO.

El acceso de los Hermanos, al salón de actos de la Casa de Hermandad, se efectuará por la puerta del ATRIO, en donde se establecerán unos carteles informativos con el fin de agilizar el derecho al voto que tienen nuestros Hermanos. En los mismos se mostrará las letras de los apellidos de cada una de las mesas y su disposición en el Salón de Actos. Una vez efectuado el voto, el Hermano deberá abandonar las dependencias electorales por un camino distinto al de su entrada, que estará regulado y señalado oportunamente.

Como se indica en el primer párrafo, el Cabildo de Elecciones finalizará a las 21,00 horas.

Rogándole encarecidamente su asistencia al Cabildo de Elecciones, según ordenan nuestras Reglas, pido a nuestros Sagrados Titulares le colmen de gracias y bendiciones.

Reciba un fraternal abrazo en el Señor,

----------------------------------

Como ya he publicado en anteriores post, en estos comicios de nuevo concurren dos candidaturas, cuyos miembros aspiran a asumir la responsabilidad del gobierno de la hermandad a lo largo de los cuatro próximos años.

Aunque a título personal es de sobra conocida mi posición, he querido que el Blog de Macareno40 no fuera un espacio desde el cual hacer campaña a favor o en contra de uno u otro proyecto, pues demasiados espacios virtuales hay ya como para que éste también se sumase a la nómina de los partidarios de éste o del otro candidato. Entre otras cosas porque el hecho de que unos hermanos hayan dado el paso de encabezar una candidatura o formar parte de ella, ya me merecen todo el respeto, por su noble, responsable y comprometida decisión de querer lo mejor para la hermandad, mi hermandad. Ello no significa que éste macareno sea neutral, entendiendo como tal a aquél que no se posiciona o inclina hacia ninguna de las dos propuestas o alternativas que entran en litigio.

Por contra, si he querido posicionarme desde la imparcialidad que creo me corresponde como responsable del Blog, pues entiendo que la decisión que ha de tomar cada hermano/a con derecho a voto ha de hacerse desde la libertad que le asiste y atendiendo a criterios objetivos propios, sin influencias, condiciones, prejuicios o planteamientos que solo contribuirían a enturbiar aun más un clima de confrontación que para nada tiene que ver con lo que una asociación pública de fieles como la nuestra lleva haciendo gala desde hace siglos y que sin duda seguirá haciendo.

En definitiva, que prácticamente el "pescado está vendido y la suerte echada". Agradecer a Manuel García y a Agustín Bello-Conde el esfuerzo y dedicación que a lo largo de estos días han mostrado para intentar llevar su mensaje a todos los macarenos y macarenos y como nos suele gustar a muchos decir, "que sea los que la Señora quiera que sea". Estoy convencido de que el lunes 11 de Noviembre de 2013, la Hermandad de la Macarena contará con la mejor junta de gobierno y el mejor hermano mayor, pues será el resultado de una decisión libre y democrática ejercida con la presencia de Nuestros Sagrados Titulares en nuestro corazón, Nuestro Padre Jesús de la Sentencia, Nuestra Señora del Rosario y Nuestra Señora de la Esperanza Macarena.


CANDIDATURA DE AGUSTÍN BELLO-CONDE


CANDIDATURA DE MANUEL GARCÍA GARCÍA



4 de noviembre de 2013

La Soledad de la capilla del cementerio salmantino, en procesión el Día de los Difuntos.


La primera Imagen Titular de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad de Salamanca, tras dejar de desfilar en la Semana Santa de 1904, se guardó en la capilla del cementerio de San Carlos Borromeo, donde algunos hermanos, devotos y quienes se acercan a orar a ella, no han dejado de mostrarle su cariño y fidelidad.

Impulsado por su Grupo Joven, la hermandad volvió a sacarla este sábado pasado, 2 de noviembre, siendo portada por los propios jóvenes, quienes en colaboración de otros miembros de la cofradía, han trabajado durante días para que esta iniciativa se desarrollase con la sobriedad y dignidad que requiere un acto como éste.

A las 11:00 de la mañana se celebró una Eucaristía en la propia capilla, tras la cual, y en torno a la hora del Ángelus,  tuvo lugar la Procesión por el interior del camposanto, con el rezo del Santo Rosario y Responso de Difuntos.

Vídeo: http://www.salamanca24horas.com/cultura/97010-la-antigua-imagen-de-virgen-de-la-soledad-saldra-en-procesion-un-siglo-despues

Fotografías: Heliodoro Ordás Gómez.

Muchas gracias a ambos por la cesión de las imágenes.












Cofrades bien formados - Carta de Monseñor Asenjo (Arzobispo de Sevilla)

Hoy quiero compartir contigo la Carta Pastoral que Monseñor Juan José Asenjo Pelegrina Arzobispo de Sevilla, ha dirigido esta semana (03-11-13) a los fieles de la archidiócesis hispalense, y de un modo especial a los miembros de la hermandes y cofradías de la misma.

Una carta que bien podía estar escrita por cualquier otro obispo, de cualquier otra diócesis, pero cuyo contenido sería exactamente el mismo, por lo que lo considero de un gran valor, para ti y para mi, que formamos parte de este ámbito eclesiástico, y de un modo particular para quienes en estas fechas, y desde sus puestos de responsabilidad, están en "candelero" por distintas razones, para nada propias de los que somos o decimos representar. Te invito, si lo deseas, a que te detengan unos minutos en su lectura.


Queridos hermanos y hermanas:

Dirijo esta carta semanal muy especialmente a los miembros de las Hermandades de la Archidiócesis, a los que manifiesto mi aprecio y afecto, con la conciencia de que estas instituciones brindan a los pastores de la Iglesia un ingente potencial religioso y evangelizador, pues son para muchos de sus miembros, lo mismo que la Iglesia, sacramento de Jesucristo, es decir, camino, medio e instrumento para el encuentro con Dios. En este sentido, suscribo de corazón la afirmación del Papa Francisco en su encuentro con las Hermandades de todo el mundo el pasado 5 de mayo: en las Hermandades tiene la Iglesia un tesoro porque son un espacio de “encuentro con Jesucristo”.

Evocando mis encuentros con las Hermandades en sus cultos o en mi casa, quiero subrayar una vez más a los Hermanos Mayores, Juntas de Gobierno y Directores Espirituales, la esencial dimensión religiosa de estas corporaciones. En el comienzo del curso pastoral, quiero pedirles también que custodien con mimo sus mejores esencias, entre ellas la comunión con la Archidiócesis y la parroquia. Les pido además que mantengan con claridad y sin equívocos su clara identidad religiosa y que no consientan que la dimensión social o cultural, de suyo relativa y secundaria, prevalezca sobre lo que debe constituir el corazón de estas instituciones, que son, ante todo, asociaciones públicas de fieles con una finalidad muy clara, el culto, la santificación de sus miembros, el apostolado y el ejercicio de las obras de caridad. Os recuerdo la frase feliz del Papa Benedicto XVI en su encuentro con las Hermandades de Italia en el año 2006: “Las Hermandades son escuelas de vida cristiana y talleres de santidad”.

Defender todo esto es servir a la verdad más auténtica y profunda de las Hermandades, mientras que permitir que estos valores se desvirtúen, es abrir la compuerta a la secularización interna, un mal fatal que todos hemos de tratar de conjurar. De poco servirían, queridos cofrades, vuestros cultos esplendorosos y la belleza de vuestras procesiones, si en vuestra vida asociativa la primera preocupación no es vuestra santificación, el amor a Jesucristo y a su santa Iglesia, la comunión fraterna, la unidad en el seno de la Hermandad y la comunión con los pobres. Estaríamos ante un enorme tinglado de cartón piedra, detrás del cual sólo existe el vacío.

Quiero insistir especialmente en esta carta en la importancia de la formación cofrade. Sólo se ama aquello que bien se conoce. Sólo podremos vivir con hondura nuestra vocación cristiana si conocemos el misterio y la persona de Jesucristo y las verdades capitales de la fe y de la moral cristianas. Os recuerdo el texto bien conocido del apóstol San Pedro, en el que pide a los cristianos, que viven en un mundo pagano y hostil, que "estén siempre dispuestos a dar razón de su Esperanza a todo el que se la pidiere" (1 Ped 3,15). El mundo de hoy guarda muchas analogías con aquel al que debieron enfrentarse los primeros evangelizadores. En esta coyuntura se hace más necesaria que nunca la formación doctrinal sólida en las verdades de la fe. Con ella, junto con una intensa vida de oración y un esfuerzo sincero por ser santos, seremos capaces de vivir nuestra condición y misión de católicos en un mundo cada vez más refractario al Evangelio. Para dar razón de nuestra Esperanza, necesitamos primero conocerla y estar convencidos de ella. Ciertamente la fe es un don gratuito que hemos recibido de Dios, pero esto no significa que haya de ser irracional y ciega. Debe ser una fe ilustrada y formada.

Desde hace décadas la cultura europea se está deslizando hacia una especie de apostasía silenciosa por parte del hombre autosuficiente, que vive como si Dios no existiera. Por ello, la Iglesia, hoy más que nunca, tiene el deber de anunciar al mundo que Jesucristo es su Esperanza. En esta tarea, el apostolado de los laicos es insustituible. Su testimonio de fe es particularmente elocuente y eficaz, porque se da en la realidad diaria y en los ámbitos a los que un sacerdote no puede acceder o accede con dificultad. Un caso típico es la política, el mundo de la economía y del trabajo y la entera vida pública (CFL 42), ámbitos en los que los laicos deben dar un testimonio valiente de los valores cristianos.

En las manos de los responsables de las Hermandades y Cofradías de la Archidiócesis y, muy especialmente de los Hermanos Mayores, Directores espirituales y Diputados de formación está aprovechar los muchos subsidios con que hoy contamos, especialmente el Itinerario de Formación Cristiana para Adultos, que ha publicado la Conferencia Episcopal Española. A ellos les incumbe organizar encuentros periódicos, charlas, conferencias o círculos de estudio para profundizar en los misterios de nuestra fe.

A todos os deseo un curso cofrade verdaderamente fecundo y santificador. Para vosotros y vuestras familias, y para mis lectores de cada domingo, mi saludo fraterno y mi bendición.


+ Juan José Asenjo Pelegrina
Arzobispo de Sevilla