31 de julio de 2013

"Cabildazo catedralicio" - Pagar por visitar la Catedral Nueva de Salamanca


Para concluir el mes de julio, tal vez la fecha elegida por D. Carlos López, obispo de Salamanca, como inicio de sus más que merecidas vacaciones, los salmantinos nos hemos desayunado esta mañana con lo que “en palacio se puede denominar baculazo” y que en este caso bien podríamos titular como “el cabildazo de D. Angel”. Te cuento:


Mi querida, bella, culta, limpia y humana, declarada por la Unesco en 1988 como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, cuenta en su haber con bastantes anécdotas tanto remotas como del pasado más lejano, que hacen que no sólo se la conozca por un sinfín de virtudes, sino también por los enormes y graves desaciertos que entre unos y otros nos gustamos de hacer de cuando en cuando.

Como alguna vez te he manifestado en este blog, los charros tenemos la gran suerte de tener dos Catedrales en una, pues hace exactamente cinco siglos así se determinó. Por tanto, Nueva y Vieja, Vieja y Nueva, conforman el conjunto catedralicio ubicado en el casco histórico de la ciudad, lugar emblemático y que gracias al trabajo de quienes las construyeron y a quienes con el paso del tiempo han puesto su aportación, su granito de arena, para que esta Catedral Nueva sea un punto de referencia tanto para los que profesamos la fe católica, como para aquellos que gustan gozar del arte, de la arquitectura, de sus 21 capillas, órgano, coro, etc. La Catedral Vieja, por el contrario, llama considerablemente la atención por el retablo del altar mayor, presidido por la patrona de la ciudad, la Virgen de la Vega, así como por sus salas capitulares o Museo Catedralicio, cuyo acceso es desde hace años previo pago de la entrada correspondiente.

Pues bien, tras esta introducción y como te decía al inicio del post, “a partir de mañana” que diría Alberto Cortez en su canción, todo el que desee entrar o visitar la Catedral Nueva, también tendrá que “pasar por la vicaría, nunca mejor dicho” o lo que es lo mismo, dejará de ser gratis la entrada. El Cabildo Catedralicio, con su Deán a la cabeza, ha tenido la generosa, noble y ocurrente ocurrencia, valga la redundancia, de establecer una tasa de 4,75 euros (individua), 4 euros para jubilados, estudiantes y grupos con más de veinte personas y de 3,25 euros para escolares y parados que acrediten su situación de desempleo. Todo ello a partir de mañana y sin contar con nadie, como tiene que ser, que para eso son los que mandan.

Y te preguntarás que a qué es debida tal decisión. Pues según las manifestaciones realizadas a distintos medios de comunicación por parte del Señor Deán, D. Ángel Rodríguez, porque gracias a este “impuesto eclesiástico” y siempre según sus palabras “se va a recuperar el carácter sagrado del templo, ya que hay tardes que la Catedral parece la Plaza Mayor o la Rúa, estaba degenerando en ser como la calle, haciéndose hasta carreras. Esto no puede ser y así lograremos un clima de respeto y silencio". De ahí el establecer la entrada a partir de este jueves, colocándose unas máquinas en cada entrada para sacar la entrada. "Estará todo automatizado", añade el Deán de la Catedral. A esta conclusión han llegado después de muchos meses de reflexión y trabajo. ¡Válgame Dios! Y para compensar, van a entregar "unas audio guías individuales" junto a la entrada, que ofrecen información turística y religiosa sobre la historia y arte del templo. Decía un compañero ya fallecido que “cuando la limosna es grande, el pobre desconfía”. Ahí lo dejo.


Al hilo de la noticia, comentaba este bloguero en la red social Facebook, que en plena época de crisis, se pone de moda sacar tajada de todos los lados y por supuesto, algunos que para nada se parecen al Papa Francisco - ya se les podía pegar algo de humildad, misericordia y caridad - argumentando respeto, silencio y todas las pamplinas que te he descrito, para justificar "su particular papeleta de sitio” como hacen otros que confunden el significado de la palabra limosna. Ya me veo a más de uno proponiendo el "abono-cofrade", pues la S.I.B. Catedral es sede canónica de 4 Hermandades de Penitencia y una de gloria. O tal vez queden todos los cofrades en grupo para ir a los cultos y así se les hace el oportuno descuento, o mejor aún, sacan sus Sagradas Imágenes a la calle de la Rúa y ni pagan ellos ni pagan los visitantes. 

Señor Deán y miembros de su Cabildo Catedralicio, así es como las iglesias se quedan vacías, como las vocaciones se pierden, como los fieles cada vez creen menos en ustedes y su palabra, que como digo, dista mucho de la que Jesús nos dejó en sus Evangelios. Me pregunto si esto se denomina "reforma o recorte eclesiástico". Perdón, tal vez no haya leído bien sus declaraciones y lo que ustedes proponen es que el destino de dicha recaudación vaya destinado a Cáritas y así poder paliar en algo la situación de precariedad de muchas familias salmantinas. Si es así, le ruego acepte mis disculpas por no haber sabido leer o interpretar correctamente su meditada y trabajada decisión. Sino, permítame que sea yo quien destine mis recursos directamente a quienes lo necesitan. Gracias.


Ni que decir tiene que junto a la noticia de si Salamanca tendrá o no equipo de fútbol en 2ª B, esta otra ha corrido como la pólvora y no sólo por la calle de la Rúa, que diría el Deán. Alguno ya especulaba con que si el sábado tendría que pagar para acompañar a unos novios en la ceremonia que tendrá lugar en dicho templo. Me imagino a los invitados, además de abonando la espiga correspondiente a los novios para ayudarles a financiar el sabroso estipendio que conlleva la ceremonia y el banquete, con el ticket de entrada en la mano y la invitación en la otra.

Y digo yo: ¿Pero no habíamos quedado que la Catedral era la casa madre, la iglesia madre, para todos los cristianos salmantinos? ¿Y que a los cofrades se nos invitaba desde el obispado a hacer Estación de Penitencia ante el Santísimo? Pues bien, o establecen una dispensa para las ocasiones, o tendremos que solicitar que abran las puertas y desde la lejanía de la calle hacer nuestra genuflexión y oración a Jesús Sacramentado.

Pero eso sí, habremos conseguido que nuestro templo catedralicio sea visitado por la élite cristiana, élite no de alma, sino de bolsillo, pues los jóvenes que gustan de manifestar su alegría en el interior, los mayores con menos recursos, los parados,...  que van a implorar sus súplicas al Cristo de la Agonía Redentora, a la Virgen de la Soledad o de los Dolores, tendrán que hacerlo desde sus casas, con la estampita en la mano, que dicho sea de paso, también vale, pues el Señor nos escucha allá donde estemos. Pero que luego no se quejen de si las iglesias están vacías o los lampararios apagados, que como hay que seguir el modelo de otras catedrales de relevancia de España, la medida está más que justificada.


Planteaba también que aquellos que han contribuido y colaborado en la gestión de la restauración y puesta en valor de la Catedral a través de subvenciones procedentes de los impuestos de todos los salmantinos y castellano-leoneses, tendrían algo que decir. Y tanto el Alcalde como el Concejal Delegado de Cultura y Turismo ya se han manifestado públicamente al respecto, en el sentido de enviar una carta al Obispo y otra al Cabildo de la Catedral “por tomar una estrategia de marketing que debería haber sido global y sin consultarla al Ayuntamiento”. Además, en línea con lo que te expresaba anteriormente, el Ayuntamiento ha realizado cuantiosas inversiones en el patrimonio de la iglesia y pese a respetar su autonomía se considera “socio de la gestión de recursos”, por lo que les hubiera gustado una mayor comunicación. En su opinión, el Alcalde Alfonso Fernández Mañueco ha expresado que “sé que hay muchas Catedrales donde se cobra, pero también hay otras tantas en las que no se cobra y son la mayoría”, añadiendo que “ya se cobra entrada por la visita al Ieronimus y a la Catedral Vieja” y que, por tanto no entiende el pago de entrada en el centro nuevo del conjunto catedralicio. "Hemos invertido más de un millón trescientos mil euros en el conjunto catedralicio y no es cualquier cosa", ha puntualizado con rotundidad.

No puedo estar más de acuerdo con tales manifestaciones, a las cuales añadiría, si se me permite, que tal medida va en detrimento del trabajo que desde el consistorio se hace a favor del turismo - religioso o no - y que también tiene una gran incidencia en los salmantinos que asiduamente visitamos la catedral, incluso algunos a cultos semanales.


Para concluir, y como propuesta, se me antoja que sería un error que cada cual hiciésemos la guerra por nuestra cuenta, como suele ser habitual en esta España nuestra. Considero que esta decisión merece cuando menos la apertura de un diálogo sereno, sosegado y con las ideas claras, pero también firmes, en el que el sentir de la ciudadanía salmantina, representada por todos los estamentos implicados (Ayuntamiento, Vecinos, Cofradías, Hosteleros, Comercio, etc.) se traslade tanto al Señor Obispo como al Cabildo y se encuentre una solución a este despropósito, que para más inri, no podían haber elegido peor momento para llevarlo a efecto: crisis económica, Año de la Fe y V Centenario de la propia Catedral. Como hombre de Esperanza, confío en que no se aplique el dicho de "con la iglesia hemos topado”


Presentación del cartel de la Bendición de la imagen de Mª Stma. de la Caridad y del Consuelo (Salamanca)

La iglesia de San Benito de Salamanca sirvió en la tarde el pasado lunes 29 de Julio de 2013 como marco para presentar el Cartel de la Bendición de la Imagen de María Santísima de la Caridad y del Consuelo, co-Titular junto a la otra obra del cordobés, D. Francisco Romero Zafra, Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras.

El cartel es obra de D. Jesús López Martín, cofrade que fuera Presidente de la Cofradía de la Santa Vera Cruz. En su pintura ha querido reunir junto a sus sentimientos, varios símbolos que tienen y tendrán mucho que ver con la hermandad. Por un lado, la Santísima Virgen, acompañada del Hijo, dentro del entorno en el que se llevará a cabo la bendición, la Iglesia de la Purísima y la ciudad del Tormes.

La hermandad anuncia oficialmente así otro de los momentos esperados para sus hermanos y salmantinos, la bendición de su Dolorosa, el 28 de Septiembre próximo.

Heliodoro Ordás me ofrece "sublimemente" la posibilidad de acercarte algún momento del acto. La fotografía del cartel es propiedad de la hermandad, cedida también generosamente por su hermano mayor, D. Alvaro Gómez, que no D. Ángel Gómez, como hoy se recogía erróneamente en la prensa local.






29 de julio de 2013

REALMENTE DA ASCO

Sé que tú, persona ecuánime, coherente y sensata, te sorprenderás por el contenido de este post, que nada tiene que ver con temática cofrade. Así que no quiero ni pensar qué podrá salir de esas bocas procedentes de "mentes privilegiadas", que con su doble moral, son capaces de juzgar hasta aquellos a los que han abrazado hace escasos minutos. Por tanto, desde el ejercicio de la libertad expresión que me confiere la Constitución Española, desde mi condición de sindicalista - peor o mejor, eso te lo dejo a tí, que te gusta llamarme vividor, engaña obreros, etc. - y porque creo que ya es hora de empezar a llamar a las cosas por su nombre, te transcribo el artículo de mi compañero Enrique Fosul, Secretario General de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CC.OO., que no esconde su cara ni su nombre bajo ningún nick, ni escribe en un foro o en una red social donde encontrar adeptos que le aplauden o le den palmaditas en la espalda.

El artículo de opinión ha sido publicado en el Diario Digital http://www.empordadigital.cat/ y dice así:

---------------------------------------------------------------------
Sé que no es un titular que se espera de un responsable público de un sindicato, pero hay cosas que no pueden solo indignar sino dar asco.

Lo impactante de los hechos, de las imágenes y de la realidad del accidente ferroviario de ayer en Santiago de Compostela, no parece arredrar a los medios de comunicación, perdón a las empresas periodísticas de este país -afortunadamente no todas-, a la hora de enfrentarse a los hechos desde ese periodismo imparcial, independiente que analiza los hechos, se documenta, investiga e informa sin emitir juicios.

A algunos les ha venido bien para intentar "tapar" las inmundicias de las cloacas de este barrizal en que se ha convertido España (Gurtel, Barcenas, Noos, Urdangarín, Tribunal Constitucional, Palma Arena, Camps.... sí no os preocupéis mis trolls favoritos que también citaré los ERE sobre los que ya he hablado otro día).

Una investigación, tal como han afirmado afortunadamente fuentes de las empresas RENFE y ADIF, del Ministerio de Fomento o los realmente expertos en la materia (profesionales del ferrocarril, ingenieros...) debe partir de los hechos que se deriven de la información recogida (caja negra, grabaciones, sistemas de señalización, declaraciones de los afectados...) para poder iniciar una línea de investigación y hacerlo sin haber PREJUZGADO nada, porque en caso contrario la investigación estaría viciada.

Ahora vamos a analizar la voz de los expertos, a los que desgraciadamente nos vamos acostumbrando, gentes que opinan de todo, saben de todo y acusan a todos sin aportar prueba alguna.

Una vez ocurrido el accidente se inicio una primera línea de investigación de los, volvamos a llamarlos medios:

- En Antena 3 sale una señora y dice que "el tren iba muy deprisa, casi a 200 km por hora" -me imagino que su experiencia visual en ver pasar trenes la lleve a saber discriminar si era a 200 a 150 o a 80...

- En otra televisión otra señora dice "se oyó una o varias explosiones antes del choque" -ya tenemos la teoría conspiranoica "Galicia, día da patria galega...." el resto es fácil.

- Hasta aquí las voces de los expertos populares -no del PP sino del pueblo- ya se sabe el saber popular.

- A continuación comienza la carrera por la velocidad: Expansión "180 km"; 20 minutos "los técnicos -sin especificar cuáles ni quienes- estudian exceso de velocidad como una de las posibilidades"; La Vanguardia "190km"; El País "180 km", Intereconomía y La Gaceta "recogen la posibilidad de una explosión" se supone que como diarios que beben más de las fuentes populares; El Delegado del Gobierno aportando sensatez habla de "220 km" y La Razón en una exhaustiva investigación y tras llegar a hablar de 230 km, añade bajo una foto de un velocímetro -sin decir de quien es ni cuando se ha tomado la foto- que marca 220, incluye un vídeo en el que afirma "muestra la llegada a gran velocidad" -está claro.....

A estas alturas si algún experto más se pone conmigo en paralelo a una vía y es capaz de decirme con precisión a qué velocidad va un AVE por una vía sin un error de más o menos 30 kmh le daremos el premio al "ojoliebre".

Pero por desgracia para que todas estas alimañas puedan cernirse sobre su "cadáver en forma de responsabilidad humana" solo nos falta la propia declaración -que nadie ha escuchado realmente- del maquinista afirmando que iba a 190 km". Bueno pues ya está confeso y culpable. Punto en boca y aplausos. Que facilidad ¡él mismo se ha declarado culpable por lo que ya no hace falta ni investigación, ni presunción de inocencia, ni estado de derecho... ni nada de nada"!

Menos mal que los técnicos -esos reales expertos- han ido afirmando a lo largo de estas horas frases que no son noticia porque no añaden morbo como "Renfe opina que es aventurado atribuir el accidente a exceso de velocidad" o el Presidente del Colegio de Ingenieros "Aún no siendo descartable, los sistemas automáticos y semiautomáticos (ASFA -el convencional- y ERMTS -el recomendado para la alta velocidad) de frenado están para evitar los errores humanos y habrá que analizar porque han fallado y qué es lo que ha fallado" o cuando la propia Ministra afirma que "habrá que finalizar la doble investigación -la judicial y la técnica- para poder extraer conclusiones precisas".

Pero al saber popular, ávido de respuestas rápidas aunque no tengan base científica, les gusta más el morbo alimentado por estos carroñeros de algunos medios.

Señores, cuando digo asco es asco. Si ustedes hubieran vivido en la época de la Inquisición, habrían aportado con seguridad los ejemplares sobrantes de sus diarios para acrecentar la hoguera y quemar a las brujas y brujos antes de que se descubrieran que eran Galileo o Miguel Servet.

¡Viva la incultura!


Enrique Fassoul
Secretario General en FSC-CCOO

28 de julio de 2013

Discurso del Papa Francisco en la Vigilia de oración con los jóvenes – JMJ Río 2013

Paseo marítimo de Copacabana
Sábado 27 de julio de 2013


Queridos jóvenes:

Hemos recordado hace poco la historia de San Francisco de Asís. Ante el crucifijo oye la voz de Jesús, que le dice: “Ve, Francisco, y repara mi casa”. Y el joven Francisco responde con prontitud y generosidad a esta llamada del Señor: reparar su casa. Pero, ¿qué casa? Poco a poco se da cuenta de que no se trataba de hacer de albañil y reparar un edificio de piedra, sino de dar su contribución a la vida de la Iglesia; se trataba de ponerse al servicio de la Iglesia, amándola y trabajando para que en ella se reflejara cada vez más el rostro de Cristo.

También hoy el Señor sigue necesitando a los jóvenes para su Iglesia. También hoy llama a cada uno de ustedes a seguirlo en su Iglesia y a ser misioneros. ¿Cómo? ¿De qué manera? A partir del nombre del lugar donde íbamos a celebrar este acto, Campus Fidei, Campo de Fe [se trasladó a Copacabana por culpa de las lluvias de los últimos días], he pensado en tres imágenes que nos pueden ayudar a entender mejor lo que significa ser un discípulo-misionero: la primera, el campo como lugar donde se siembra; la segunda, el campo como lugar de entrenamiento; y la tercera, el campo como obra en construcción.


1. El campo como lugar donde se siembra.

Todos conocemos la parábola de Jesús que habla de un sembrador que salió a sembrar en un campo; algunas simientes cayeron al borde del camino, entre piedras o en medio de espinas, y no llegaron a desarrollarse; pero otras cayeron en tierra buena y dieron mucho fruto (cf. Mt 13,1-9). Jesús mismo explicó el significado de la parábola: La simiente es la Palabra de Dios sembrada en nuestro corazón (cf. Mt 13,18-23). Queridos jóvenes, eso significa que el verdadero Campus Fidei es el corazón de cada uno de ustedes, es su vida. Y es en la vida de ustedes donde Jesús pide entrar con su palabra, con su presencia. Por favor, dejen que Cristo y su Palabra entren en su vida, que germine y crezca.

Jesús nos dice que las simientes que cayeron al borde del camino, o entre las piedras y en medio de espinas, no dieron fruto. ¿Qué clase de terreno somos, qué clase de terreno queremos ser?


Quizás somos a veces como el camino: escuchamos al Señor, pero no cambia nada en la vida, porque nos dejamos atontar por tantos reclamos superficiales que escuchamos; o como el terreno pedregoso: acogemos a Jesús con entusiasmo, pero somos inconstantes y, ante las dificultades, no tenemos el valor de ir contracorriente; o somos como el terreno espinoso: las cosas, las pasiones negativas sofocan en nosotros las palabras del Señor (cf. Mt 13,18-22).

Hoy, sin embargo, estoy seguro de que la simiente cae en buena tierra, que ustedes quieren ser buena tierra, no cristianos a tiempo parcial, no “almidonados”, de fachada, sino auténticos. Estoy seguro de que no quieren vivir en la ilusión de una libertad que se deja arrastrar por la moda y las conveniencias del momento. Sé que ustedes apuntan a lo alto, a decisiones definitivas que den pleno sentido a la vida. Jesús es capaz de ofrecer esto. Él es “el camino, la verdad y la vida” (Jn 14,6). Confiemos en él. Dejémonos guiar por él.


2. El campo como lugar de entrenamiento.

Jesús nos pide que le sigamos toda la vida, nos pide que seamos sus discípulos, que “juguemos en su equipo”. Creo que a la mayoría de ustedes les gusta el deporte. Y aquí, en Brasil, como en otros países, el fútbol es una pasión nacional. Pues bien, ¿qué hace un jugador cuando se le llama para formar parte de un equipo? Debe entrenarse y entrenarse mucho. Así es en nuestra vida de discípulos del Señor.

San Pablo nos dice: “Los atletas se privan de todo, y lo hacen para obtener una corona que se marchita; nosotros, en cambio, por una corona incorruptible” (1 Co 9,25). ¡Jesús nos ofrece algo más grande que la Copa del Mundo! Nos ofrece la posibilidad de una vida fecunda y feliz, y también un futuro con él que no tendrá fin, la vida eterna. Pero nos pide que entrenemos para “estar en forma”, para afrontar sin miedo todas las situaciones de la vida, dando testimonio de nuestra fe. ¿Cómo? A través del diálogo con él: la oración, que es el coloquio cotidiano con Dios, que siempre nos escucha. A través de los sacramentos, que hacen crecer en nosotros su presencia y nos configuran con Cristo. A través del amor fraterno, del saber escuchar, comprender, perdonar, acoger, ayudar a los otros, a todos, sin excluir y sin marginar. Queridos jóvenes, ¡sean auténticos “atletas de Cristo”!


3. El campo como obra en construcción.

Cuando nuestro corazón es una tierra buena que recibe la Palabra de Dios, cuando “se suda la camiseta”, tratando de vivir como cristianos, experimentamos algo grande: nunca estamos solos, formamos parte de una familia de hermanos que recorren el mismo camino: somos parte de la Iglesia; más aún, nos convertimos en constructores de la Iglesia y protagonistas de la historia.

San Pedro nos dice que somos piedras vivas que forman una casa espiritual (cf. 1 P 2,5). Y mirando este palco, vemos que tiene la forma de una iglesia construida con piedras, con ladrillos. En la Iglesia de Jesús, las piedras vivas somos nosotros, y Jesús nos pide que edifiquemos su Iglesia; y no como una pequeña capilla donde solo cabe un grupito de personas. Nos pide que su Iglesia sea tan grande que pueda alojar a toda la humanidad, que sea la casa de todos. Jesús me dice a mí, a ti, a cada uno: “Vayan, y hagan discípulos a todas las naciones”. Esta tarde, respondámosle: Sí, también yo quiero ser una piedra viva; juntos queremos construir la Iglesia de Jesús. Digamos juntos: Quiero ir y ser constructor de la Iglesia de Cristo.


Su joven corazón alberga el deseo de construir un mundo mejor. He seguido atentamente las noticias sobre tantos jóvenes que, en muchas partes del mundo, han salido por las calles para expresar el deseo de una civilización más justa y fraterna. Sin embargo, queda la pregunta: ¿Por dónde empezar? ¿Cuáles son los criterios para la construcción de una sociedad más justa? Cuando preguntaron a la Madre Teresa qué era lo que debía cambiar en la Iglesia, respondió: Tú y yo.

Queridos amigos, no se olviden: ustedes son el campo de la fe. Ustedes son los atletas de Cristo. Ustedes son los constructores de una Iglesia más hermosa y de un mundo mejor. Levantemos nuestros ojos hacia la Virgen. Ella nos ayuda a seguir a Jesús, nos da ejemplo con su “sí” a Dios: “Aquí está la esclava del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho” (Lc 1,38). Se lo digamos también nosotros a Dios, junto con María: Hágase en mí según tu palabra. Que así sea.


He querido compartir contigo, joven o no, cofrade o no, este regalo que anoche nos dejó el Papa Francisco en su discurso ante los jóvenes de la JMJ de 2013. Cierto que es que vivirlo en situ conlleva que sus palabras puedan tener un alcance más directo en nuestra mente o en nuestro corazón, aunque estoy convencido de que lo escrito y lo editado en el siguiente vídeo, es suficiente para provocar en muchos de nosotros unos minutos de reflexión, de examen, de balance... y, por supuesto, de compromiso ante la invitación que el Santo Pontífice nos ha hecho. Invitación que ya realizó Benedicto XVI en Madrid hace ya casi dos años y que parece que ha quedado en el olvido de muchos. Entre las palabras del Papa Francisco puede haber algunas que te impacten más, que despierten más y mejores sensaciones en ti. Yo me quedo con éstas que parecen estar dirigidas especialmente a muchos cofrades: 1) no cristianos a tiempo parcial, no “almidonados”, de fachada, sino auténticos. 2) A través del amor fraterno, del saber escuchar, comprender, perdonar, acoger, ayudar a los otros, a todos, sin excluir y sin marginar. 3)“Vayan, y hagan discípulos a todas las naciones”. Y como no podía ser de otra manera, Ella, Nuestra Madre, Nuestra Esperanza, nuestra intercesora y mediadora ante el Hijo, nos da todo su ejemplo de humildad, sencillez y entrega: “Aquí está la esclava del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho”. Hágase en mí según tu palabra.




Gracias a ACI Prensa por permitirme usar su información para ti: http://www.aciprensa.com/

27 de julio de 2013

Discurso del Papa Francisco en fiesta de bienvenida JMJ Río 2013

RIO DE JANEIRO, 25 Jul. 13 /17:33


Queridos jóvenes:

"Qué bien se está aquí", exclamó Pedro, después de haber visto al Señor Jesús transfigurado, revestido de gloria. ¿Podríamos repetir también nosotros esas palabras? Pienso que sí, porque para todos nosotros, hoy, es bueno estar aquí reunidos en torno a Jesús. Él es quien nos acoge y se hace presente en medio de nosotros, aquí en Río. Pero en el Evangelio también hemos escuchado las palabras del Padre: "Éste es mi Hijo, el escogido, escuchadle" (Lc 9,35).

Por tanto, si por una parte es Jesús el que nos acoge; por otra, también nosotros hemos de acogerlo, ponernos a la escucha de su palabra, porque precisamente acogiendo a Jesucristo, Palabra encarnada, es como el Espíritu nos transforma, ilumina el camino del futuro, y hace crecer en nosotros las alas de la esperanza para caminar con alegría (cf. Carta enc. Lumen fidei, 7).

Pero, ¿qué podemos hacer? "Bota fé – Pon fe". La cruz de la Jornada Mundial de la Juventud ha gritado estas palabras a lo largo de su peregrinación por Brasil. ¿Qué significa "Pon fe"? Cuando se prepara un buen plato y ves que falta la sal, "pones" sal; si falta el aceite, "pones" aceite… "Poner", es decir, añadir, echar.

Lo mismo pasa en nuestra vida, queridos jóvenes: si queremos que tenga realmente sentido y sea plena, como ustedes desean y merecen, les digo a cada uno y a cada una de ustedes: "pon fe" y tu vida tendrá un sabor nuevo, tendrá una brújula que te indicará la dirección; "pon Esperanza" y cada día de tu vida estará iluminado y tu horizonte no será ya oscuro, sino luminoso; "pon amor" y tu existencia será como una casa construida sobre la roca, tu camino será gozoso, porque encontrarás tantos amigos que caminan contigo. ¡Pon fe, pon Esperanza, pon amor!

Pero, ¿quién puede darnos esto? En el Evangelio hemos escuchado la respuesta: Cristo. "Éste es mi Hijo, el escogido, escuchadle". Jesús es quien nos trae a Dios y nos lleva a Dios, con él toda nuestra vida se transforma, se renueva y nosotros podemos ver la realidad con ojos nuevos, desde el punto de vista de Jesús, con sus mismos ojos (cf. Carta enc. Lumen fidei, 18).

Por eso hoy les digo con fuerza: "Pon a Cristo" en tu vida y encontrarás un amigo del que fiarte siempre; "pon a Cristo" y verás crecer las alas de la Esperanza para recorrer con alegría el camino del futuro; "pon a Cristo" y tu vida estará llena de su amor, será una vida fecunda.

Hoy me gustaría que todos nos preguntásemos sinceramente: ¿en quién ponemos nuestra fe? ¿En nosotros mismos, en las cosas, o en Jesús? Tenemos la tentación de ponernos en el centro, de creer que nosotros solos construimos nuestra vida, o que es el tener, el dinero, el poder lo que da la felicidad. Pero no es así.

El tener, el dinero, el poder pueden ofrecer un momento de embriaguez, la ilusión de ser felices, pero, al final, nos dominan y nos llevan a querer tener cada vez más, a no estar nunca satisfechos, y terminamos empachados, pero no alimentados y es muy triste ver una juventud empachada, pero débil. La juventud tiene que ser fuerte, alimentarse de su fe y no empacharse de otras cosas”.

¡"Pon a Cristo" en tu vida, pon tu confianza en él y no quedarás defraudado! Miren, queridos amigos, la fe lleva a cabo en nuestra vida una revolución que podríamos llamar copernicana, porque nos quita del centro y pone en él a Dios; la fe nos inunda de su amor que nos da seguridad, fuerza, Esperanza. Aparentemente no cambia nada, pero, en lo más profundo de nosotros mismos, todo cambia.

En nuestro corazón habita la paz, la dulzura, la ternura, el entusiasmo, la serenidad y la alegría, que son frutos del Espíritu Santo (cf. Ga 5,22) y nuestra existencia se transforma, nuestro modo de pensar y de obrar se renueva, se convierte en el modo de pensar y de obrar de Jesús, de Dios. En el Año de la Fe, esta Jornada Mundial de la Juventud es precisamente un don que se nos da para acercarnos todavía más al Señor, para ser sus discípulos y sus misioneros, para dejar que él renueve nuestra vida.

Querido joven, querida joven: "Pon a Cristo" en tu vida. En estos días, Él te espera en su Palabra; escúchalo con atención y su presencia enardecerá tu corazón. "Pon a Cristo": Él te acoge en el Sacramento del perdón, para curar, con su misericordia, las heridas del pecado. No tengas miedo de pedir perdón. Él no se cansa nunca de perdonarnos, como un padre que nos ama.

¡Dios es pura misericordia! "Pon a Cristo": Él te espera en el encuentro con su Carne en la Eucaristía, Sacramento de su presencia, de su sacrificio de amor, y en la humanidad de tantos jóvenes que te enriquecerán con su amistad, te animarán con su testimonio de fe, te enseñarán el lenguaje de la caridad, de la bondad, del servicio. También tú, querido joven, querida joven, puedes ser un testigo gozoso de su amor, un testigo entusiasta de su Evangelio para llevar un poco de luz a este mundo nuestro.

"Qué bien se está aquí", poniendo a Cristo, la fe, la esperanza, el amor que él nos da, en nuestra vida. Queridos amigos, en esta celebración hemos acogido la imagen de Nuestra Señora de Aparecida. Con María, queremos ser discípulos y misioneros. Como ella, queremos decir "sí" a Dios. Pidamos a su Corazón de Madre que interceda por nosotros, para que nuestros corazones estén dispuestos a amar a Jesús y a hacerlo amar. ¡Él nos espera y cuenta con nosotros! Amén.



Texto y vídeo: http://www.aciprensa.com/

26 de julio de 2013

Procesión de El Carmen de Abajo - Salamanca

Dios te salva María, del Carmen bella flor
Estrella que nos guías, hacia el sol del Señor
























¡Oh Virgen Santísima Inmaculada,
belleza y esplendor del Carmen!
Vos, que miráis con ojos de particular bondad
al que viste vuestro bendito Escapulario,
miradme benignamente y cubridme con el manto de vuestra maternal protección.
Fortaleced mi flaqueza con vuestro poder,
iluminad las tinieblas de mi entendimiento con vuestra sabiduría,
aumentad en mí la Fe, la Esperanza y la Caridad.





















Adornad mi alma con tales gracias y virtudes
que sea siempre amada de vuestro divino Hijo y de Vos.
Asistidme en vida, consoladme cuando muera con vuestra amabilísima presencia,
y presentadme a la augustísima Trinidad como hijo
y siervo devoto vuestro, para alabaros eternamente y bendeciros en el Paraíso.

























Tengo mil dificultades:ayúdame. De los enemigos del alma: sálvame.
En mis desaciertos: ilumíname. En mis dudas y penas:confórtame.
En mis enfermedades:fortaléceme. Cuando me desprecien:anímame.
En las tentaciones:defiéndeme. En horas difíciles:consuélame.
Con tu corazón maternal:ámame. Con tu inmenso poder:protégeme.
Y en tus brazos al expirar:recíbeme. Virgen del Carmen, ruega por nosotros.



















Sacratísima Señora, Virgen del Carmen divina,
no sumerjas en la ruina a la plebe que te adora;
pon tu mano protectora sobre la arcana región;
fertiliza la estación, haz que el agua se deslice,
ve que hay tantos infelices rezando con devoción.





























Virgen del Carmen Bendita
Virgen de la Nube Real
que por el mal que me quitas
me arrodillo en este altar
Virgen de gracia infinita
Virgen que vengo a ensalzar
Virgen del Carmen Bendita
Virgen de la Nube Real.



La Cofradía del Huerto de los Olivos de Salamanca y la Comunidad de Padres Carmelitas de la Iglesia del Carmen de Abajo recuperaron el pasado 16 de julio la procesión de la Virgen del Carmen (conocida por los salmantinos como El Carmen de abajo) y que partió de su iglesia en torno a las 21:00 horas.

Recorrió a lo largo de más de tres horas el Paseo de Rector Esperabé, Cordel de Merinas, Huertas, Paseo Fluvial, Ribera del Río (a la altura del carril bici), paso por debajo del puente Enrique Estevan, Teso de San Nicolás, Santa Brígida, Teso de San Nicolás, La Pesca (Museo de Automoción), Teso de San Nicolás, Paseo Rector Esperabé, Arroyo de Santo Domingo, adentrándose de nuevo en la sede canónica de la hermanad.

Fue portada a hombros por dos turnos de hermanos y hermanas de la cofradía, con un acompañamiento musical mixto. Por un lado, y a falta de una banda de música - dicho bajo mi criterio y con todo el respeto -  la Agrupación Musical Cristo Yacente. Y por otro, el Grupo Folklórico Charro, que puso la nota de folklore charro a esta procesión de gloria. Mis felicitaciones más sinceras tanto para Pacual Avila, Hermano Mayor, como para el Prior de la Orden, el Padre Tomás y a cuantos han contribuido en la recuperación de esta devoción mariana. Y, por supesto, mil gracias a Heliodoro Ordás, por cederme este magnífico reportaje gráfico que junto al video de Roberto García, complementan este post.