26 de noviembre de 2010

Una tarde en "Mamá Margarita" - Béjar (Salamanca)


Cada 26 de Noviembre, la Residencia de Mayores "Mamá Margarita" celebra su festividad anual en honor a la venerable madre de San Juan Bosco, fundador de la Orden Salesiana. Estoy seguro de que el Señor hay querido que por distintas razones haya empezado a tomar contacto con los ancianos de la residencia, con su personal y, por su puesto, con su Directora, Dª Ana Vecino. Esta tarde, gracias a la invitación de Ana, he acudido junto a mi familia a participar de esta celebración.

Desplazarse desde Salamanca a Béjar es todo un paseo que merece la pena dar, pero más aún si al regreso el corazón rebosa alegría, felicidad y, sobre todo, muchos sentimientos acumulados tras haber podido compartir cerca de tres horas con los ancianos y ancianas.


He podido comprobar como el personal de la residencia no escatima esfuerzos para que la velada sea todo un derroche de diversión, de entretenimiento, de alegría por y para los ancianos. Ellos son los encargados de que no falte ni un solo detalle aunque, he de confesar, que lo que más me ha llamado la atención es la dedicación, la complicidad, el cariño, con el que se entregan a ellos. Más allá de su responsabilidad u obligación profesional, puede verse como de sus corazones mana tanto amor hacia los ancianos que éstos no dudan en regalar una sonrisa, un abrazo, un beso...





La "fiesta" comienza con un recital de poesías. Los ancianos son los primeros en romper el hielo, auxiliados, nunca mejor dicho, por la Subdirectora "Auxi". Teo, Paz, Paco, nos regalan sus poemas a los que se unen los de María, una de las trabajadoras de la casa.






Luego, aunque parezca sorprendente, se procede a la entrega de los premios a los ganadores del I Torneo de Wii (confieso que nunca he jugado) pero me dicen que algunos son unos auténticos "cracks".






Y así llegamos a las actuaciones. Son los momentos de mayor diversión, pues se trata de provocar la sonrisa de los cerca de 120 residentes y de sus acompañantes, que llenan la inmensa sala de estar con preciosas vistas a la nevada Sierra de Béjar.





Desde un espectáculo de "sombras chinas", pasando por un divertido show en el que el personal se empeña en mostrarnos otra forma de ver el deporte, la danza, la canción, etc. para concluir con el baile que se encarga de amenizar Marcelino Diaz. Y todo ello acompañado de una apetitosa merienda. ¿Se puede pedir más?




Pues hay más. Según me cuenta la Directora, en breves fechas concluirán los trabajos de recuperación de la iglesia de María Auxiliadora, templo que se encuentra ubicado en el edificio del antiguo colegio, y que en breve será puesto al culto no solo para los residentes, sino para toda la localidad bejarana y en el que la Santísima Virgen presidirá la iglesia desde un precioso camarín.

Pronto volveré, pero en esta ocasión, si Dios quiere, lo haré junto a los miembros de la Hermandad de Jesús Despojado de Salamanca. Pero de esto ya os iré informando.

Si me lo permitís, me gustaría terminar con un pequeño homenaje a mi hijo David, al cual no solo le veo feliz por lo que hace, sino también por cómo derrocha amor cada vez que se acerca a cada uno de los ancianos. Un beso para ti David y otro también para "María", una octogenaria con la que he tenido el placer de bailar pasodobles, rumbas y más.

(Para escuchar los video, se recomienda parar el reproductor de música del blog)

24 de noviembre de 2010

Presentación del Cartel de la Semana Santa 2011

El alcalde de Salamanca, Julián Lanzarote, acompañado del presidente de la Junta de Cofradías de Semana Santa, José Adrián Cornejo, que se estrenaba en su primer acto oficial tras su nombramiento, entregó el pasado lunes 22 de Noviembre los premios a los ganadores del XXVI Concurso de Fotografía "Semana Santa Salmantina".

El ganador del primer premio ha sido José Ángel Barbero Sánchez, cuya fotografía sirve como imagen del cartel anunciador, 5.000 carteles con los que promocionar la Semana Santa salmantina, declarada en el año 2003 de Interés Turístico Internacional. "José Ángel ya ha destacado en otros trabajos que dan cuenta de su categoría como artista de la imagen. Su sensibilidad, su intuición, su conocimiento, han sido ya alabados con anterioridad", aseguró Lanzarote.

La obra, titulada "Saliendo", muestra una imagen de los hermanos de la Real Cofradía Penitencial del Cristo Yacente de la Misericordia y de la Agonía Redentora a su salida de la Catedral Nueva por la Puerta de Ramos, durante la media noche del Miércoles Santo al Jueves.

El ganador ha recibido, junto a una placa acreditativa, la cantidad de 900 euros. Además, los seleccionados en segundo y tercer lugar han recibido también una dotación económica. Junto a la placa acreditativa, el ganador del segundo premio, José Manuel García, ha recibido 500 euros, por su obra "Azotes I" y 300 euros el tercer premiado, Tomás Monzón Cid, por su fotografía "Sombra redentora". Ángel González López obtuvo, además, la designación especial del Premio a la Fotografía con Mayor Impacto Espiritual con "Nuestra Cruz", representando la cruz vacía del Cristo de Nuestro Bien.

La Semana Santa se promocionará por toda España hasta la próxima primavera. Turismo y Comunicación se ha encargado, un año más, de distribuir el cartel para esta semana en la Feria de Turismo de Valladolid, Intur, así como en el resto de ferias a las que asiste el Patronato Provincial de Turismo (Fituren Madrid, el World Travel Market en Londres, la BTL en Lisboa o Sevatur, en San Sebastián son algunas de ellas). También se distribuirá en todas las Oficinas de Turismo de la Junta y las de Turespaña, así como en las del extranjero. Las Casas Regionales recibirán también ejemplares del cartel anunciador.

Noticia publicada en:

Fotografias realizadas y cecidas por Diego Porteros. Gracias amigo.











Semillas sobre un converso


PALABRAS DE PAUL CLAUDEL

Paul-André Lesort nos ha regalado unas páginas memorables: “Claudel visto por sí mismo”. De ellas entresacamos, con unos datos biográficos, algunas palabras suyas.


Claudel nació en 1868. Licenciado en Derecho y en Ciencias Políticas, después empezó la carrera diplomática, representando a su país brillantemente por todo el mundo. Incidirá con fuerza en su espíritu el ambiente de Francia en su época: profundamente impregnado por la exaltación del materialismo. Con las lecturas de Renan, Zola... se hunde en el pesimismo y la rebeldía.


1 – La mano de un amigo
En esta situación busca aire desesperadamente: le llegan bocanadas en la música de Beethoven, y de Wagner, en la poesía de Esquilo; y, de repente, la luz de Arthur Rimbaud: "Siempre recordaré esa mañana de junio de 1886 en que compré el cuaderno de La Vogue que contenía el principio de “Las iluminaciones”. Fue realmente una iluminación para mí. Finalmente salía de ese mundo horrible de Taine, de Renan y de los demás Moloch del siglo XIX, de esa cárcel, de esa espantosa mecánica totalmente gobernada por leyes perfectamente inflexibles y, para colmo de horrores, conocibles y enseñables”.


2 – La conversión
"Así era el desgraciado muchacho que el 25 de diciembre de 1886, fue a Notre-Dame de París para asistir a los oficios de Navidad. (…) Con esta disposición de ánimo, apretujado y empujado por la muchedumbre, asistía, con un placer mediocre, a la Misa mayor. Después, como no tenía otra cosa que hacer, volví a las Vísperas (…) estaban cantando lo que después supe que era el Magnificat. Yo estaba de pie entre la muchedumbre, cerca del segundo pilar a la entrada del coro, a la derecha del lado de la sacristía. Entonces fue cuando se produjo el acontecimiento que ha dominado toda mi vida. En un instante mi corazón fue tocado y creí. Creí, con tal fuerza de adhesión, con tal agitación de todo mi ser, con una convicción tan fuerte, con tal certidumbre que no dejaba lugar a ninguna clase de duda, que después, todos los libros, todos los razonamientos, todos los avatares de mi agitada vida, no han podido sacudir mi fe, ni, a decir verdad, tocarla. De repente tuve el sentimiento desgarrador de la inocencia, de la eterna infancia de Dios, de una verdadera revelación inefable”.


3 – Los primeros pasos
“La noche de ese memorable día de Navidad, después de regresar a mi casa por las calles lluviosas que me parecían ahora tan extrañas, tomé una Biblia protestante (…) Por primera vez escuché el acento de esa voz tan dulce y a la vez tan inflexible de la Sagrada Escritura, que ya nunca ha dejado de resonar en mi corazón. Yo sólo conocía por Renan la historia de Jesús y, fiándome de la palabra de ese impostor, ignoraba incluso que se hubiera declarado Hijo de Dios. Cada palabra, cada línea, desmentía, con una majestuosa simplicidad, las impúdicas afirmaciones del apóstata y me abrían los ojos. Cierto, lo reconocía con el Centurión, sí, Jesús era el Hijo de Dios”.


4 – Las dificultades y la seguridad
“Así hablaba en mí el hombre nuevo. Pero el viejo resistía con todas sus fuerzas y no quería entregarse a esta nueva vida que se abría ante él. ¿Debo confesarlo? El sentimiento que más me impedía manifestar mi convicción era el respeto humano (…) No conocía un solo sacerdote. No tenía un solo amigo católico. (...) Pero el gran libro que se me abrió y en el que hice mis estudios, fue la Iglesia. ¡Sea eternamente alabada esta Madre grande y majestuosa, en cuyo regazo lo he aprendido todo!”.

Florentino Gutiérrez. Sacerdote Salamanca

18 de noviembre de 2010

Hermandad de Jesús Despojado - Salamanca

Excursión a Cádiz y Sevilla - 13 y 14 de Noviembre de 2010


A continuación os dejo parte de la crónica que se recoge en la web de la Hermandad de Penitencia de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus Vestiduras y María Santísima de la Caridad y del Consuelo de Salamanca con motivo de la excursión organizada el pasado fin de semana. Las fotografías han sido cedidas por Gabriel Alonso García (gracias Gabi por tu inestimable colaboración y por tu apoyo).

Pasada la 1.30 de la madrugada del ya sábado 13 de Noviembre partimos rumbo a la ciudad de Cádiz. En esta ocasión, y como ya ocurrió el pasado año, compartimos nuestro peregrinar a tierras andaluzas acompañados de otros hermanos y hermanas de diferentes hermandades y cofradías salmantinas, amigos y amigas cercanos a nuestra hermandad y, como me referiré más adelante, de unos invitados de excepción: los integrantes del “Cuarteto Arpeggione”.

La noche en el bus se hace larga, por lo que siempre hay que echar mano de la conversación, del intercambio de anécdotas e historias y, sobre todo, del arte y la gracia de gentes como Diego Porteros o Alberto Vela que no tienen límite en su amplio y variado repertorio de bromas, chistes y mil y una maneras de hacernos el camino más ameno y entretenido.

A las 9:00 de la mañana estábamos en Cádiz. Desde Sevilla acudieron a compartir la jornada matinal nuestro querido hermano de la Hermanad de Nuestro Padre Jesús Despojado de Sevilla, Alejandro Camacho Romero (Prioste 2º) y su esposa “Inma”. Reponiendo fuerzas esperamos la llegada de nuestro anfitrión, Luis Manuel Rivero Ramos, Hermano Mayor de la Hermandad Salesiana de Nuestro Padre Jesús del Amor despojado quien, junto a otros miembros de su Junta de Gobierno y a varios integrantes – derrochadores de amabilidad y gentileza – del Grupo Joven.

En el interior de la preciosa iglesia de María Auxiliadora vivimos momentos únicos e inolvidables. El sueño de muchos se hizo presente. Las innumerables fotografías que recorren foros, redes, móviles, etc. dieron paso a la realidad más maravillosa que podemos imaginar. Estar frente a frente de esta imponente imagen del Señor era algo imaginable pero que nada tenía que ver con lo que se siente y se vive al estar a su lado. Nuestro admirado Francisco Romero Zafra ha sabido impregnar el dramatismo, el sufrimiento, el dolor del Hijo del Padre en esos precisos momentos previos a su crucifixión de tal forma que uno no puede por menos que ponerse en el lugar de lo que este hombre tuvo que sufrir por todos y cada uno nosotros antes de morir en la cruz.






Tras un intercambio de recuerdos entre ambas corporaciones y las correspondientes fotos de rigor, nos dirigimos hacia el lugar donde la hermandad inicia la Estación de Penitencia a primeras horas de la tarde del Domingo de Ramos.







Señalar que nuestra visita a Cádiz contó también con la presencia de dos jóvenes escultores de la tierra: Ángel Pantoja y Ana Rey, con los que tuvimos la oportunidad no solo de conocernos sino de intercambiar opiniones y algún que otro sueño o proyecto.


Finalizada la estancia en la iglesia salesiana, nuestros hermanos gaditanos nos habían preparado una amplia y maravillosa visita turística por el casco histórico de la ciudad. La hermosa mañana y un sol radiante acompañó nuestros pasos por los lugares más emblemáticos hasta que pasada la 1:00 del mediodía nos despedimos de nuestros anfitriones y pusimos rumbo a Sevilla para continuar con nuestra agenda.





Tras la entrega de habitaciones y posterior comida y sin apenas tiempo para el descanso, nos dirigimos hacia el Templo del Señor de la Salud de la Hermandad de los Gitanos. Puntual (18.15) se encontraba esperándonos a la puerta de la iglesia su Hermano Mayor, José Moreno Vega, quien nos recibió desde el principio dando enormes muestras de cariño, haciéndonos sentir como en nuestra propia casa. De nuevo las caras de muchos reflejaban la emoción del momento, ya no solo al escuchar las palabras de José Moreno, sino, principalmente, al estar junto a los Titulares de la Hermandad. De este modo, pudimos besar el talón de Nuestro Padre Jesús de la Salud y subir al camarín de María Santísima de las Angustias Coronada, a quienes presentamos nuestras plegarias y oraciones. Tal y como ocurrió por la mañana, los hermanos mayores se intercambiaron recuerdos de la visita, concluyendo la primera parte con la foto de grupo ante las Sagradas Imágenes Titulares.











La segunda parte de la visita comprendía y aguardaba otros momentos únicos. Nos desplazamos a la casa de hermanad en la calle Socorro. Allí pudimos apreciar el trabajo de muchos años, difíciles en algunos casos, pero que forman toda una historia que cada madrugada de Viernes Santo se pone en las calles sevillanas para dar realce y esplendor a su Semana Santa.

A las 20:45 la cita era en la Basílica de la Macarena. Nuestra hermandad organizaba en colaboración con la de San Gil un concierto de marchas procesiones a cargo del citado “Cuarteto Arpeggione”. Digamos que nuestras expectativas no se correspondieron con lo vivido la tarde noche del sábado, pues la respuesta, en todos los sentidos, no fue la esperada. En cualquier caso, señalar que nuestros queridos jóvenes del Cuarteto dieron un gran concierto, que a lo largo de sus 45 minutos de duración fueron intercalando marchas adaptadas expresamente y dedicadas a la Esperanza Macarena con otras de corte más clásico. Al terminar se le hizo entrega de un recuerdo a la hermandad anfitriona, que fue recogido por Santiago Álvarez Ortega (Consiliario 2º).













La mañana del domingo 14 amaneció gris, avisando lluvia, y con más sueño para algunos que para otros, pero Sevilla “tiene un color especial” y hay que vivirla también por la noche, aunque luego te pase factura. A las 11:45 ya estaba todo previsto en la Capilla del Mayor Dolor de la Hermandad de Jesús Despojado. Su Hermano Mayor, Miguel Cuevas Pérez, nos recibió acompañado de su Junta de Gobierno, momentos de felicidad y reencuentro que nos trajeron a la mente lo vivido el pasado año en nuestra primera visita entre otros momentos. La eucaristía fue oficiada por el capellán, José Luis García Benítez y en ella participamos todos los miembros de la excursión, teniendo presentes a las Sagradas Imágenes Titulares de la hermandad de la Plaza de Molviedro.

Pero aún quedaban momentos inmensamente emotivos. Tal y como estaba anunciado, nuestra hermandad quería agradecer las muestras de apoyo y cariño a los hermanos de Jesús Despojado. Para ello contamos de nuevo con la inestimable colaboración de Maitane, Jorge, Laura y Carmen. O dicho de otro modo, del Cuarteto Arpeggione.

A diferencia del día anterior, la capilla estaba completa y deseosa de un público que había acudido a la llamada del Cuarteto salmantino. Isabel María García Negrete, Secretaria de la Hermandad, había hecho sus deberes y la cobertura en medios de comunicación y webs había dado sus frutos, pues pudimos observar la presencia de representantes de los mismos.



Pronto pudimos comprobar que iba a ser un gran momento en la historia del Cuarteto Arpeggione, pues tras interpretar la segunda pieza ya se “habían metido al público en el bolsillo”. Callejuela de la O, Macarena, La Saeta, etc. iban poco a poco calando en el corazón de los presentes que premiaban a los miembros del grupo con fuertes y largos aplausos. Hasta tres “bises” hubieron de interpretar, no sin antes llevarse un bonito recuerdo de la hermandad, aunque estoy seguro que el mejor recuerdo está en cada uno de sus corazones. Aún me puede la emoción al recordar cada momento del concierto, al ver como estos cuatro jóvenes disfrutaban con su trabajo, cómo iban poniendo más y más entrega en cada marcha y, sobre todo, cómo su esfuerzo, sacrificio e ilusiones se habían visto compensados con el cariño y apoyo de los hermanos de Jesús Despojado de Sevilla. Gracias de corazón a unos y otros por hacernos sentir tan a gusto.






Para concluir nuestra estancia en la remodelada capilla del Despojado sevillano, y mientras la lluvia cesaba, pudimos ver las reformas realizadas hace unos meses, a la vez que recogimos ideas y la siempre inestimable ayuda de Alejandro Camacho.

Antes de partir, aun hubo tiempo para que algunos compartiéramos con nuestros hermanos sevillanos unas tapas hasta que a las 17.30 poníamos fin a nuestra estancia en la capital del Guadalquivir.

Os dejo con un fragmento del concierto que ofreció el Cuarteto Arpeggione en la Capilla del Mayor Dolor de la Hermandad de Jesús Despojado de Sevilla. Espero que os guste.



Más información, imágenes y vídeos en: http://www.despojadoycaridadsalamanca.es/index.html