23 de marzo de 2010

"La realidad de los sueños", eje del XV Pregón de los Armaos de la Macarena

En la noche del pasado sábado 20 de Abril tuvo lugar en la Basílica de la Esperanza Macarena el Pregón de los Armaos en su XV edición a cargo de N.H.D. Ernesto Sanguino. El acto comenzó con las palabras del Capitán de la Centuria, el cual, dio paso tras la interpretación de la marcha Soledad de San Pablo al pregonero del pasado año, D. Francisco Robles. A la voz de "venga de frente, siempre de frente" le dejó el toro en suerte al pregonero haciendo referencia a que atriles podrá haber pero como ése ninguno.

Tras la interpretación de la marcha Sentencia por la Centuria Macarena dio comienzo el Pregón de los Armaos.

Los sueños son realidades por cumplir y todo un sueño es sentir la dicha de a los pies de la Esperanza exaltar con sus sentidas palabras a los Armaos que van pregonando Esperanza en la noche más esperada y derramando desbordante ilusión a su paso. El pregonero ha sido conocedor de esta dicha y cuenta además con el privilegio de tener la mirada de la Esperanza toda una noche fija en sus ojos y sentirse tan cerca de Ella es sentirse en el mismo cielo.

Fue un sentido, emotivo y entrañable Pregón el que pudieron disfrutar los asistentes y en el que, gracias a las palabras de N.H.D. Ernesto Sanguino, se pudo adivinar cómo se ha de sentir bajo una coraza y plumas celestiales en la mágica noche del Jueves Santo.

El Pregón contuvo momentos muy emotivos al recordar a hermanos macarenos que se encuentran en presencia de Ella. Fue el Pregón de los niños, de los niños sevillanos, de los niños macarenos, de los niños no nacidos, de los niños enfermos y tuvo sentidas alusiones a los costaleros macarenos que con inmenso privilegio pasean a la Esperanza, Virgen bendita de la Macarena.


Multitud de personas abarrotaron la Basílica expectantes de disfrutar de, como no podía ser de otra forma, un maravilloso Pregón irrumpiendo en aplausos en repetidas ocasiones a lo largo del mismo ante las sentidas palabras con las que nos deleitó el pregonero.

A la voz de "pararse ahí, ahí queó" finalizó este Pregón de los Armaos con el que hizo disfrutar N.H.D. Ernesto Sanguino, en una de las dos puertas al cielo que tiene Sevilla abiertas, la de la Macarena.




Mi más sincera y cariñosa felicitación y enhorabuena a Ernesto Sanguino, excelente capataz, gran macareno y mejor persona.