23 de octubre de 2009

ELECCIONES HERMANDAD DE LA MACARENA (Manuel Carcía)


Carta dirigida a los hermanos:

Es un gran honor y una responsabilidad inmensa dirigirte esta carta como candidato a Hermano Mayor de la Hermandad de la Macarena. Después de varios años de compromisos asumidos en la Junta de Gobierno, los últimos cuatro de ellos como Teniente de Hermano Mayor, he decidido ofrecerme para desempeñar tan honroso cargo, poniendo al servicio de nuestra Corporación toda mi experiencia, conocimientos y disponibilidad de tiempo.

Me presento acompañado de un grupo de hermanos con capacidad acreditada para regir nuestra Hermandad. La mayoría de ellos, con amplia experiencia en el gobierno de la misma; otros, de nueva incorporación, pero con probada competencia por su participación activa y constante en la vida de la Institución. Todos , unidos por dos denominadores comunes: el amor demostrado a la Hermandad de la Macarena y un intenso afán de servirla con seriedad, ilusión y total entrega. En definitiva, una candidatura nacida del seno de nuestra Hermandad y al servicio de la misma.

Los integrantes de esta candidatura, -que abajo te relaciono- nos sentimos orgullosos de considerarnos continuadores de la labor desarrollada por las anteriores Juntas de Gobierno de nuestra Hermandad, de manera muy especial por las presididas por nuestro actual Hermano Mayor, Juan Ruiz Cárdenas. Si nos otorgáis la confianza que te pedimos, seremos celosos custodios de un maravilloso legado material e inmaterial, atesorado por todos cuantos nos precedieron y a quienes tenemos que estar eternamente agradecidos. Cuidaremos, con admiración y respeto, tan preciada herencia e intentaremos enriquecerla con nuevas aportaciones que nos permitan afrontar, con ilusión renovada, los retos que nos propone la sociedad del siglo XXI.

Nuestro programa de gobierno será seguir avanzando en el cumplimiento de los fines primordiales de nuestro Instituto: Culto, Formación y Caridad, sólidos pilares sobre los que se asienta nuestra Hermandad. Tendremos también como objetivo fundamental conservar y mejorar el patrimonio recibido.

Proseguiremos, querido hermano, la ingente labor formativa que la Hermandad viene desarrollando desde hace muchos años. Más de trescientos hermanos se están beneficiando anualmente de esta instrucción moral y cristiana -tan necesaria para hacer frente a las dificultades que el mundo actual nos plantea- gracias a los grupos de Catequesis para niños, jóvenes y adultos, las Clases preparatorias de Confirmación, los Cursillos Prematrimoniales, los Cursos de Formación de Formadores y el Ciclo de Conferencias que la Hermandad ofrece a todos sus miembros. Os seguiremos animando para que la participación sea cada vez mayor y seguiremos poniendo más y mejores medios para ahondar en el conocimiento y puesta en práctica del mensaje de Jesucristo.

Como sabes, la Asistencia Social de nuestra Hermandad dedica una importantísima parte de sus recursos a socorrer a hermanos, vecinos de nuestro entorno y personas e instituciones de toda la ciudad que necesitan amparo. El quehacer benéfico de nuestra Corporación se extiende, incluso, fuera de nuestras fronteras, como demuestra la puesta en marcha del Programa de Acogida de Niños Bielorrusos, que tanto bien ha hecho y tantas satisfacciones nos ha dado. La cifra que a tal fin se destina ha sobrepasado este año los 180.000 €. Además, y gracias a la colaboración de algunos de nuestros hermanos, hemos podido ofrecer puestos de trabajo a otros que los precisaban. Es una extraordinaria labor que debemos valorar. Pero no es suficiente. La actual situación de crisis y los desafíos que nos plantea el mundo de hoy necesitan, además, otras respuestas. Sé que podemos darlas. Por eso, promoveremos una mayor implicación de los hermanos en la Asistencia Social y trabajaremos para abrir modernas vías de colaboración con instituciones y entidades que nos permitan acometer nuevos proyectos, sin dejar de atender las numerosas necesidades que en la actualidad se cubren.

Consideraremos con especial interés los proyectos de formación como medio de integración en el mercado laboral y la asistencia a las comunidades de inmigrantes que comparten nuestra misma fe y habitan frente a nuestras puertas.

Los Cultos seguirán celebrándose en nuestra Basílica con la solemnidad que a su rango y nuestra Historia corresponde. En estos años, se ha ampliado el horario del Templo y enriquecido su espiritualidad con el aumento del número de misas diarias y de sacerdotes atendiendo los confesionarios y con el rezo cada día del Santo Rosario. Tenemos en estudio la posibilidad de adelantar la hora de apertura.

Cuidaremos, aún más, el decoro y majestad de nuestra Estación de Penitencia, principal acto de culto externo de la Hermandad. Gracias al esfuerzo de los macarenos, continuará siendo nuestra Cofradía ejemplo a seguir y espejo donde mirarse, sin perder jamás el carácter alegre y elegante de quiénes van repartiendo la Verdadera Esperanza a los miles y miles de devotos que salen a buscarla cada Viernes Santo.

En el apartado patrimonial, nuestra principal responsabilidad será la conservación y mejora del tesoro de la Hermandad. Continuaremos velando, como siempre y en primer lugar, por el buen estado de Nuestras Sagradas Imágenes Titulares. En segundo, por el de sus ajuares y el de los enseres de culto, restaurando las obras que lo precisen con el asesoramiento de reconocidos especialistas, tal y como se ha venido haciendo en los últimos tiempos.

Además, pretendemos completar los proyectos que, por falta de tiempo o medios, están pendientes de realizar, iniciando una nueva fase del plan trazado hace ocho años. Proseguiremos, para hacerlo posible, la búsqueda de apoyos externos y contaremos con los recursos que, sin duda, van a generar el nuevo Museo y Tienda de Recuerdos, evitando pedir a los hermanos ningún esfuerzo económico extraordinario. En este apartado, las principales obras que queremos acometer son las siguientes:

- Reforma integral de nuestra Casa de Hermandad, haciéndola más cómoda, espaciosa y funcional, acción imprescindible para el desarrollo de una vida tan rica como la que pueden disfrutar hoy los hermanos de la Macarena.
- Restauración de los altares del Señor de la Sentencia y de la Virgen del Rosario, dotándolos de las medidas de seguridad oportunas y de los medios mecánicos que faciliten y mejoren los traslados de Nuestros Venerados Titulares.
- Restauración de las pinturas murales de la Basílica.
- Embellecimiento del emblemático espacio que antecede a la subida al Camarín de la Santísima Virgen de la Esperanza.
- Acondicionamiento del coro.
- Estudio de la construcción de un columbario.

Por otra parte, la Hermandad, respondiendo a su espíritu de fraternidad cristiana, continuará cultivando cordiales relaciones con la Parroquia de San Gil y las corporaciones en ella radicadas, así como con las hermandades a las que nos unen vínculos históricos o recientemente establecidos. Nuestras puertas seguirán abiertas para todas aquellas que quieran estrechar lazos con nuestra Institución.

Gracias a la histórica e inolvidable celebración del I Encuentro de Hermandades de la Esperanza Macarena , que estimuló un mayor conocimiento mutuo, pudimos tender puentes de afecto con estas corporaciones hermanas, a las que estamos unidos por la devoción a la Santísima Virgen bajo una misma y bendita advocación. Para reforzarlos, iniciaremos con renovada ilusión la tarea de organizar un nuevo Encuentro.

Conscientes del relevante papel de nuestra universal Institución en la sociedad donde se inserta, la Hermandad de la Macarena seguirá manteniendo excelentes relaciones con entidades y organismos públicos y privados, cuya colaboración resulta indispensable muchas veces para la consecución de los retos que nos marcamos.

La Hermandad de la Macarena es una Comunidad de fe, amor y trabajo. Es una gran familia, con un solo corazón y una sola alma. Aunque en los últimos años ha sido significativo el incremento de la participación de los hermanos en la vida de la Hermandad, nunca podremos sentirnos del todo satisfechos. Por ello, fomentaremos aún más la implicación de éstos en el día a día de la Corporación, al amparo de Nuestros Titulares, con un permanente espíritu de servicio. Procuraremos nuevas ocasiones para el encuentro que posibiliten la convivencia y el conocimiento mutuo, potenciando citas como las recuperadas Fiestas de la Macarena o acciones como el Proyecto de Veteranos Macarenos, ejemplo de amor entre hermanos de toda edad y condición, que tuve la satisfacción, con el respaldo de la actual Junta de Gobierno, de poner en marcha.

Seguiremos fomentando el permanente contacto a través del uso de las nuevas tecnologías con los hermanos que así lo deseen, muy especialmente con aquellos que, portadores y mensajeros de nuestra Esperanza, se extienden, lejos de las murallas de nuestra ciudad, por todo el mundo.

Es nuestro empeño, en resumen, proseguir el camino emprendido en los últimos años, mejorando aquellos aspectos que sean susceptibles de serlo. Sin olvidar nunca nuestras raíces, tradiciones y gloriosa Historia, tenemos que avanzar en la tarea modernizadora de nuestra Hermandad, para que siga ocupando, a mayor Gloria de Nuestros Amantísimos Titulares, el lugar que le corresponde en la Iglesia Universal y en la sociedad a la que pertenece. Para hacerlo, necesitamos tu confianza y respaldo en las próximas elecciones y más allá de éstas, si, como esperamos, nos otorgáis la responsabilidad de gobernar nuestra queridísima Hermandad.

Agradeciendo tu atención, y en la seguridad de contar con tu apoyo el próximo 22 de Noviembre, recibe un abrazo de tu hermano.

Manuel García García
Candidato a Hermano Mayor


Fuente: Arte Sacro: http://www.artesacro.org/