23 de marzo de 2017

Solemne Septenario Esperanza Macarena (Sevilla)


María es Esperanza para los que tienen ese espíritu de pobres, que los lleva a poner su confianza solamente en Dios, en lugar de apoyarse en los ídolos inhumanos de este mundo.


María es Esperanza para los mansos y humildes de esta tierra, es decir para todos los que han renunciado a la violencia y tratan cada día de convertir el servicio a los demás en el lema de su vida.


María es Esperanza para todos los que sufren y lloran, para todos los afligidos, especialmente al ver cómo se desprecia la voluntad y el proyecto de Dios sobre este mundo.


María es Esperanza para aquellos que tienen hambre y sed de la justicia, es decir para los que todavía anhelan la meta de la rectitud y la santidad sin caer en la doble tentación de la desesperanza y la presunción.


María es Esperanza para los misericordiosos y compasivos, para todos los que han remado contra corriente en un mundo marcado por el individualismo y la indiferencia, por el egoísmo y la insolidaridad.


María es Esperanza para los que conservan un corazón limpio en medio de un mundo en el que se respiran aires fétidos de engaño y corrupción, de falsedad y de mentira.


María es Esperanza para los que se esfuerzan en promover la paz y la armonía, den un momento en que la tolerancia es una palabra que se entiende como derecho y nunca como un deber.


María es Esperanza para todos los que son perseguidos por mantenerse fieles al ideal de la justicia, aun en medio de un mundo que tiene más miedo a la soledad que al error.

Santa María, Reina de la Esperanza,
intercede por nosotros,
para que con la ayuda del Espíritu
sigamos con alegría el camino
que el Padre nos ha revelado en tu Hijo Jesús,
nuestro Señor. Amén.

Texto de D. José Román Flecha Andrés. Predicador del Septenario

Fotografías propiedad de María del Pilar Pérez Gómez