11 de marzo de 2015

Presentación en Sevilla de Nuestro Padre Jesús de la Caridad (Calatayud)

“Si vas a Catalayuuuuuud…” Por ahí no, compañero, que te equivocas. Si vas a Calatayud, pregunta por Andrés, por Juanjo, por Mamen, por Luis… ¿Qué quiénes son? Pues un grupo de buena gente que, como yo, (sí, como Yo, Yo, Yo…) un día tuvieron un bonito sueño: recibieron un email del “que manda” y con ilusión, trabajo y mucha Esperanza, fundaron la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Caridad, ubicada en el Colegio de Santa Ana.

Supongo que te preguntarás qué hace este macareno escribiendo un post sobre una hermandad zaragozana. Pues te cuento. La Semana Santa no entiende de fronteras y sí de fraternidad, de amistad, de cariño.Y como dice el evangelista Mateo “Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos”. De este modo y manera, cofrades de Calatayud, Sevilla y Salamanca, y no por casualidad, unimos nuestros corazones cofrades en una jornada inolvidable para todos, especialmente para los primeros.

Por eso, porque es única e incomparable, Sevilla se vistió de primavera el pasado sábado. No hay mejor lugar que la “tierra de María Santísima” para acoger a más de una treintena de peregrinos “bilbilitanos” prestos y dispuestos para llevarse el Amor de Jesús, de su Caridad infinita, a su querida Calatayud.

La mañana comenzó con una recepción por parte del Ayuntamiento de Sevilla. Allí pudimos contemplar los tesoros que forman parte de la historia de la ciudad. Es un lujo adentrarse, a través de la escalera principal, en la casa consistorial hispalense y admirar los relieves de la Sala Capitular Baja, donde se representan las virtudes teologales y cardinales o las figuras de todos los monarcas hasta el Emperador Carlos V; el apeadero, donde en la antigüedad se desmontaban las cabalgaduras o la Sala Capitular Alta.

















































Empapados de cultura, pusimos rumbo al Barrio de Triana, donde compartimos en hermandad un almuerzo regado con buen ambiente, historias y anécdotas, amén de otros productos de la tierra necesarios para reponer energías. Fotografías para el recuerdo no faltaron, así como otros momentos que este bloguero prefiere dejar grabados en su corazón para el resto de sus días.










Aunque sin duda el plato fuerte y motivo principal de la visita y de este post, estaba reservado para las 18:00 de la tarde. El Señor del Gran Poder, Señor de Sevilla, el que todo lo puede, esperaba en San Lorenzo para acoger la presentación de Nuestro Padre Jesús de la Caridad.

La sala antigua del “tesoro” y el hermano mayor, D. José Félix Ríos, aguardaban junto a la portentosa imagen salida de las manos de D. Manuel Martín Nieto. Un acto organizado como se organizan las cosas en esta bendita hermandad sevillana. El periodista D. José Antonio Rodríguez (Tele Sevilla – Semana Santa) actúo de maestro de ceremonias. En los videos que te acompaño, puedes ver y escuchar las intervenciones de los citados, junto a las palabras de agradecimiento de D. Juan José Ceamanos y la “oración bailada” en honor a la Imagen del Señor, la cual será Solemnemente Bendecida por el Obispo de Tarazona el próximo día 21 de Marzo.





















Nuestro Padre Jesús de la Caridad, como te he comentado, ha sido realizado por el escultor-imaginero sevillano Manuel Martín Nieto. Mide 1,85 metros y está tallada íntegramente en madera roble de cedro real y pintada al óleo sin utilizar ningún tipo de pinturas sintéticas ni acrílicas, al modo de los grandes maestros encarnadores. Imagen de vestir, que sin embargo tiene todo su cuerpo anatomizado.

La imagen, que cuyas manos expresan la fuerza y tensión vivida por el Nazareno, muestra todo tipo de detalles en los tendones, venas y articulaciones.

El cabello y barba del Señor están muy elaborados tras un profundo estudio. El rostro queda enmarcado con dos pronunciados mechones para que la vista del fiel se centre en su mirada.











La cruz, que también esta tallada íntegramente en madera de cedro real, y completamente ahuecada para que el peso no dañe la propia imagen, se ha representado con nudos de la propia madera, con el veteado de la corteza, pintada con tintes naturales y ceras para que el aspecto sea lo más natural posible. Cabe destacar que la cruz la soporta la imagen de Nuestro Padre Jesús de la Caridad en su hombro derecho, algo atípico en este tipo de iconografía.










Bajo de la túnica, la talla muestra una interesante profusión de señales propias de la pasión: los flagelos, hematomas, las rodillas ensangrentadas de sus caídas, vísceras y magulladuras en los pies descalzos y sufrientes etc. En las sienes y frente aparecen las heridas propias de la coronación de espinas de las cuales emanan sangre.

Nuestro Padre Jesús de la Caridad participará en dos actos religiosos de la Semana Santa. Saldrá por primera vez en procesión el Domingo de Ramos, acompañado por la Agrupación Musical “María Santísima de la Estrella” de Carbajosa de la Sagrada (Salamanca). En esta ocasión, el Señor vestirá de blanco y llevará la cruz a cuestas.









Así mismo, la tarde del Viernes Santo, procesionará en el Santo Entierro, vistiendo túnica morada simulando al Señor Cautivo.













Como conclusión final a este post, no puedo por menos que mencionar a dos personas, dos amigos de la Semana Santa salmantina, que tienen mucho que decir con relación a la “Hermandad de los Estudiantes”. Me estoy refiriendo al hermano mayor de la Hermandad Dominicana, D. Manuel Toral y a la incombustible modista “cofrade” Dª Cristina Domínguez. Gracias a ellos he podido vivir de cerca los inicios de esta hermandad y conocer a buena gente, grandes cofrades, como es el caso de D. Andrés Barcala, al que no sólo me une ya una extraordinaria amistad, sino con el que comparto vivencias, emociones, sueños y lo más importe, mi Fe.



Gracias Andrés por tu generosidad, por tu gesto, por aguantar “mis chapas” y, sobre todo, por confiar en mí y hacerme sentir inmensamente feliz viendo y sintiendo como tu corazón rebosa ilusión, amor y mucha, mucha Esperanza.


Y gracias a todos y cada uno de los miembros de la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Caridad, representados por su hermano mayor, Juanjo Ceamanos, por vuestra cercanía, cariño y por haber despertado en mi interior sensaciones olvidadas y emociones que invitan a seguir soñando y creyendo en un futuro lleno de Esperanza. Felicidades de corazón y que el Señor de la Caridad de Calatayud os bendiga a todos y cada uno de vosotros.