30 de noviembre de 2014

Nuestra Señora de la Luz - Nueva imagen de Ana Rey y Angel Pantoja

La Semana Santa de "los papones, los braceros, las manolas..." cuenta desde ayer tarde, 29 de Noviembre de 2014, con una nueva imagen de María, obra de los escultores - imagineros, Ana Rey y Ángel Pantoja, trabajo realizado para la Cofradía de Santo Sepulcro -Esperanza de la Vida de León.


Una imagen, como puedes comprobar en el siguiente reportaje gráfico, realizada a tamaño natural, al más puro estilo castellano, de tamaño natural, con el cuerpo y ropajes completamente tallados, al modo de las imágenes tradicionales leonesas, con un acabado realista con policromía al óleo,

La Sagrada Imagen, Nuestra Señora de la Luz, representa a la Madre de Dios en el momento en que es consciente de que su Hijo no es un mortal como los demás, sino que está próximo a su Resurrección.

Para ello, el rostro muestra el instante en el que el dolor ha terminado y deja entrever un halo de Esperanza, que se refleja en sus ojos soliviantados y su boca entreavierta. Sus rasgos son los propios de una mujer que ha perdido a su Hijo de manera traumática y dolorosa, pero también refleja la serenidad de quien tiene la confianza plena de que el sufrimiento padecido no ha sido el final del camino, sino que después de las penas soportadas, su Hijo ha resucitado.


La simbología cristiana se percibe en el acto de retirarse el puñal de su pecho. Toda la composición participa de un ligero movimiento que acompaña a su rostro anhelante y a la intención de adelantarse hacia su Hijo Jesús y gozar del momento de la Resurrección.

La disposición del manto crea una marcada diagonal en la composición de la talla, que acentúa el movimiento descrito anteriormente y que se refuerza con el gesto de su mano derecha hacia detrás.


Me llama considerablemente la atención, amén de lo manifestado anteriormente, la capacidad de los artistas para adaptarse a las "exigencias" de una Semana Santa que busca un estilo y un acabado distinto a lo que están acostumbrados a realizar para tierras andaluzas.


Como no puede ser de otra manera, el sello o la huella de Ana y Ángel están plasmados a lo largo de toda la imagen. Sin duda, el rostro de María manifiesta la dulzura característica en las imágenes de María que salen del taller de ambos imagineros. La citada posición de la mano derecha es, a mi juicio, toda una invitación a la Esperanza, como contrapunto del desgarrador momento en el que María se despoja del puñal que representa todo el dolor y sufrimiento padecido por la muerte del Hijo.



En definitiva, un paso más hacia adelante, el que han dado estos jóvenes imagineros, del cual podrán disfrutar no solo los miembros de la congregación del Santo Sepulcro, sino toda la Semana Santa Leonesa, los cuales, juntos a miembros de otras ciudades y localidades cercanas, fuimos testigos de los actos de la Bendición oficiada por el Obispo de la diócesis D. Julián López.


Mi cariñosa enhorabuena para mis amigos Ana y Ángel y, cómo no, para la cofradía, tanto para los que en su día, allá por 2012, lucharon por llevar a cabo este proyecto, y para los que hoy lo han visto culminado. Gracias a todos por permitirme vivir y compartir este importante momento junto a vosotros.
































Madre dolorosa en el Calvario y Gozosa en la Resurrección:
que siempre vayamos caminando de tu mano
hacia la luz de tu Hijo desde el sepulcro resucitado,
para lograr acercarnos cada día al Hombre Nuevo,
Esperanza de la Vida.