30 de agosto de 2012

50 Aniversario de la Coronación de la Macarena

La Macarena baraja celebrar la función del 50 aniversario de la coronación en tan emblemático escenario



La lluvia lo impidió en 1964 y ahora, 50 años después, los macarenos quieren quitarse esa espinita. La hermandad de la Macarena baraja seriamente la posibilidad de que la Virgen de la Esperanza presida la función conmemorativa del cincuentenario de la coronación en un marco tan señalado como la Plaza de España, recinto programado hace medio siglo para que acogiera la ceremonia de coronación. Seis meses de intenso y callado trabajo llevan a sus espaldas los miembros de la junta de gobierno de la hermandad de la Madrugá en pos de la preparación de los actos conmemorativos del cincuentenario de la coronación de la Virgen y "una de las ideas" que se han puesto encima de la mesa es la de que se vea cumplido al fin el anhelo de los hombres y mujeres que diseñaron hace cinco décadas la coronación de la Virgen de la Esperanza, la segunda dolorosa que recibía tal distinción en Sevilla.

En declaraciones a este periódico, el hermano mayor de la Macarena, Manuel García, ha confirmado oficialmente lo que parecía un secreto a voces: que una de sus máximas ilusiones sería ver a la Virgen de la Esperanza presidiendo el 31 de mayo de 2014, sábado por más señas, un escenario tan monumental como el de la plaza que concibió el arquitecto sevillano Aníbal González.

"Ésa es una de las ideas que hay encima de la mesa. Uno de los proyectos consistiría en celebrar un triduo en la Catedral y después hacer una función principal en la Plaza de España. Se están manejando ideas: hay quien dice que no, que es mejor hacerlo todo en la Catedral y otros que dicen que no, que hay que llevar a la Virgen a la Plaza de España y después hacer una procesión de regreso desde la Plaza de España por toda la Ronda hasta llegar a la Macarena. Todavía no ha cuajado nada. Cada vez que hay una idea de éstas yo se la consulto al arzobispo", apunta el máximo mandatario de la corporación de la Madrugá.


El 31 de mayo de 1964, después de un triduo preparatorio celebrado en la Catedral, la Virgen de la Esperanza iba a ser trasladada a primeras horas de la mañana al aparatoso altar que para su coronación había levantado la hermandad en la Plaza de España. La ceremonia, presidida por el cardenal arzobispo de Sevilla, José María Bueno Monreal, y por Francisco Franco como jefe del Estado, amén de otros representantes del gobierno, estaba programada para que se retransmitiese en directo a toda la nación a través de Televisión Española. Sin embargo, un fuerte aguacero en el momento del traslado obligó a la hermandad a desistir de realizar la ceremonia a cielo abierto. El solemne pontifical se trasladó entonces al interior del templo catedralicio, ante la Puerta de la Concepción, en una ceremonia en la que actuaron los seises y la Escolanía Virgen de los Reyes. El regreso de la Virgen a su templo se pospuso hasta el día 3 de junio.

Aquel infortunio que obligó a la hermandad a trastocar los planes de la coronación por culpa de un inoportuno aguacero sigue pesando en el imaginario colectivo de la corporación macarena. Y es por ello que, a pesar de que en Palacio sean en principio más proclives a aunar todos los actos en el interior de la Catedral, el hermano mayor, Manuel García, se reconoce como el primer entusiasta de la idea de llevar a la Virgen a la Plaza de España: "A mí me gusta más el escenario de la Plaza de España. Hombre, nos quedamos con aquel caramelo en la boca hace 50 años cuando ya estaba todo preparado para celebrarlo allí y dijo el agua allá va. Curiosamente, Santiago Álvarez, consiliario segundo, tiene un estudio estadístico de las ocasiones en que ha llovido el 31 de mayo y, desde aquella fecha (1964), no ha vuelto a llover con tanta intensidad".


La junta de gobierno que encabeza Manuel García como hermano mayor está trabajando para preparar un programa conmemorativo "a lo grande" que pueda marcar un canon para este tipo de celebraciones. "Tenemos la suerte de tener una imagen que es la que manda de verdad y la que atrae a la gente e, indudablemente, queremos hacer algo grande. Para hacer algo menor, haríamos como en el 400 aniversario de la fundación de la hermandad: allí mismo en el Arco pondríamos un altar con la Virgen y después daríamos un paseíto por el barrio. Pero no es esa la idea. Queremos hacer algo grande", subraya el máximo mandatario macareno.

2014: Año Mariano en Sevilla. El hermano mayor de la Macarena confirmó que tienen la aprobación para que el año 2014 se declare la celebración en Sevilla de un Año Mariano, coincidiendo con el cincuentenario de la coronación. La hermandad no obstante sigue luchando por lograr la concesión de un Año Jubilar, aunque, según explica García, “un Año Jubilar vale mucho dinero y la escasez de patrocinadores nos tiene un poco frenados”, asegura.

Prórroga de un año o segundo mandato. A Manuel García le “gustaría” que la junta de gobierno que él encabeza sea la que presida en 2014 los actos conmemorativos del cincuentenario de la coronación. El problema es que su mandato expira en noviembre de 2013, justo en los umbrales de la celebración. De ahí que “lo ideal”, dice, sería la concesión de un año de prórroga. Y si no es posible, no dudaría en presentarse a un segundo mandato.

Una fundación de cuidados paliativos. Es uno de los proyectos que abanderará la acción social de la hermandad de la Macarena en 2014. La corporación está buscando un local para acoger la actividad que ya vienen desarrollando un grupo de enfermeras para el cuidado paliativo de enfermos terminales. No sólo asisten al paciente en su casa sino que organizan reuniones con los familiares para orientarles sobre cómo deben tratar al enfermo.



Noticia publicada en el Correo Web:
  http://www.elcorreoweb.es/semanasanta/152434/suspiros/plaza/espana