20 de abril de 2015

Mensaje de Pascua del primer ministro inglés, David Cameron

El primer ministro inglés, David Cameron, ha deseado una muy buena pascua a todos los británicos. En un vídeo que ha difundido, denuncia la cristianofobia en el mundo y se compromete como líder de la nación a actuar cada vez con más determinación para acabar con ese drama, y agradece a los cristianos británicos lo que hacen por su país.


La traducción del mensaje en castellano es la siguiente:

La Pascua es la ocasión para los cristianos de celebrar el triunfo definitivo del amor sobre la muerte, con ocasión de la resurrección de Jesús.

Y para todos nosotros es una ocasión de reflexionar sobre el papel del cristianismo en la vida de nuestra nación.

La Iglesia no es una colección de edificios antiguos de gran belleza; es una fuerza viva y activa que realiza obras admirables a lo largo y ancho de nuestro país: cuando la gente carece de hogar, allí está la Iglesia proporcionando alimentos calientes y cobijo; cuando la gente es aplastada por la adicción o está desahuciada, cuando la gente sufre o está desolada, ahí está la Iglesia.


Personalmente he experimentado en los momentos más difíciles de mi vida el gran consuelo que representa la misericordia de la Iglesia; en toda Gran Bretaña la Iglesia no solamente predica “ama a tu prójimo”, sino que lo vive constantemente en los centros de fe, las cárceles, en las asociaciones ciudadanas. Y es por todas estas razones por las cuales debemos sentirnos orgullosos de proclamar que este país es un país cristiano.

Así es: somos una nación que abraza, recibe y acepta todas las fes y también la falta de fe, pero somos aun así un país cristiano. Y esa es la razón por la cual el gobierno que yo dirijo ha realizado algunas acciones importantes: desde invertir decenas de millones de libras para el mantenimiento de iglesias y catedrales hasta aprobar leyes que reafirman el derecho de los consistorios municipales a recitar oraciones en sus ayuntamientos.


Y como país cristiano nuestra responsabilidad no termina aquí: tenemos el deber de levantar nuestras voces contra la persecución de los cristianos en el mundo.

Es realmente dramático el hecho que en 2015 todavía hay cristianos amenazados, torturados e incluso asesinados por causa de su fe, desde Egipto a Nigeria, de Libia a Corea del Norte. En Oriente Medio, los cristianos se han visto asediados hasta ser expulsados de sus hogares, forzados a huir de una población a otra, verse forzados a renunciar a su fe o asesinados brutalmente.


A todos los cristianos en Irak o en Siria que practican su fe o que dan cobijo a otros debemos decirles: “Estamos a vuestro lado”. Este gobierno ha convertido estas palabras en obras, bien haciendo llegar ayuda humanitaria a todos aquellos abandonados en el Monte Sinjar, bien aportando fondos a los grupos de reconciliación de base en Irak. Y en los meses venideros deberemos continuar hablando con una sola voz en defensa de la libertad de fe.


Así, en este tiempo de Pascua deberíamos tener en nuestro pensamiento a todos esos cristianos en países distintos al nuestro que se enfrentan a la persecución, y a la vez agradecer a todos los cristianos que marcan una diferencia aquí en nuestro hogar. Y con esto, quiero desearos a todos vosotros y a vuestras familias, una muy Buena Pascua.

**********************************************
Que mi ideología política dista bastante de la del conservador David Cameron es algo que no te voy a descubrir a estas alturas. Y que el 7 de Mayo de 2015 hay elecciones en el Reino Unido, puede ser un dato relevante. Pero dejando al margen las cuestiones de calado político - de las que estamos un poquito hartos en ésta, "mi querida España, esta España mía, esta España nuestra", que cantara la malograda Cecilia - he querido compartir contigo el testimonio de este gobernante europeo, por ser de los pocos (tal vez el único) que ha levantado su voz para poner en valor el papel de la Iglesia y de los cristianos, ante las atrocidades que se están cometiendo y viviendo en este siglo contra los cristianos, por el mero hecho de serlo.

No puedo por menos que sentir eso que llamamos "envidia sana" al leer detenidamente su reflexión. A la vez que me pregunto si estará de acuerdo con ella nuestro también conservador Presidente del Gobierno "alias el mudo", Mariano Rajoy. El también tiene unas elecciones a corto y medio plazo; también se declara cristiano practicante, como muchos de los miembros de su equipo.

Claro, dirás tú, que el Estado español tiene carácter de aconfesional y que nuestra legislación prevé positivamente el hecho religioso, especialmente el catolicismo. Y que la Constitución Española establece que ninguna confesión tendrá el carácter de estatal. O lo que es lo mismo, que el Estado no tiene confesión religiosa, que es aconfesional, neutral ante el hecho religioso.

Y ésta, a mi entender, es la "madre del cordero". Que seamos un Estado no adscrito a ninguna confesión religiosa, no impide que cristianos de a pie, de traje, uniforme, etc., no podamos expresar libremente nuestros pensamientos y/o sentimientos con relación a nuestra confesión católica, apostólica y romana.

De hecho, hay bastantes testimonios en uno y otro sentido (más bien de uno) en el que bandera en mano, muchos afiliados y simpatizantes conservadores se manifiestan a favor del derecho a la vida, en contra de los matrimonios gays, del divorcio, etc. O al revés, si el viento sopla desde la izquierda.

En definitiva, y con esto concluyo, que nos dejemos de "leyes mordazas" y expresemos desde el derecho que nos asiste, nuestra repulsa a estos actos violentos contra el cristianismo, del mismo modo que lo hacemos - no tanto como yo deseara - contra otras muchas injusticias que de un tiempo para acá venimos padeciendo los españoles, especialmente contra la violencia machista, los recortes laborales, los desahucios, la corrupción, los derechos fundamentales, etc.