13 de mayo de 2014

Estación de Penitencia N.P. Jesús Despojado Salamanca (I)

El "astro rey" quiso estar presente y ser testigo de excepción en la tarde del pasado Domingo de Ramos para acompañar, junto a los hermanos cofrades y fieles devotos, a la Sagrada Imagen de Nuestro Padre Jesús Despojado, que junto a la de María Santísima de la Caridad y del Consuelo (ambas creadas por mi admirado "Paco" Romero Zafra), constituyen uno de los medios y símbolos para que muchos podamos canalizar y engrandecer nuestra fe.

Como te cuento, mucho calor, pero mucho, el que se hacía presente en las inmediaciones de la Iglesia Parroquial de la Purísima. Calor no sólo procedente del ambiente climatológico, sino también de los cientos de fieles que se agolpaban tiempo antes de la salida del Señor de San Benito allá por las 17.30 de la tarde.

Largo y no menos generoso, el recorrido por el que la Junta de Gobierno apostó de nuevo este año, recorrido que sin duda dejó buena huella tanto en la cuadrilla de hermanos costaleros, como en todos los que formamos parte del cortejo. Desde aquí aprovecho para agradecer a quienes hicieron de "buenos samaritanos" ofreciéndonos agua, que aunque este año no cayó del cielo - gracias a Dios - tampoco pudimos pasar sin ella.

A los sones de la Agrupación Musical la Expiración de Salamanca, la imagen del "Despojado" salmantino, fue atravesando gran parte del casco antiguo hasta hacer su entrada en la S.I.B. Catedral Nueva pasadas las 20:20 de la tarde. Antes recorrería la Plaza de las Agustinas, Plaza de Monterrey, Las Úrsulas, Domínguez Berrueta, Ramón y Cajal, Ancha, Cervantes, Serranos, Plaza de Fray Luís de León, La Plata, Las Mazas, La latina, Tavira y la Plaza de Juan XXVIII.

Una vez concluído el acto principal de la Estación de Penitencia, la adoración al Santísimo Sacramento desde el altar mayor de la Catedral, el cortejo reanudó su marcha por la puerta de Ramos, el Atrio de la Catedral, Calderón de la Barca, Libreros, La Fe, Francisco de Vitoria, Rúa Mayor, Rúa Antigua, Compañía, Meléndez, Juan del Rey, Prado, Doctrinos, Compañía, Plaza de las Agustinas, adentrándose en Iglesia de la Purísima a escasos minutos de las 23.00 de la noche.

Una Estación de Penitencia, por tanto, que pudo iniciarse y concluirse por vez primera sin ningún tipo de incidencia climatológica, lo que pasará a los anales de la historia de la hermandad, deseosa de poder llevar a su Imagen Titular como El sólo se merece. Seguro que muy pronto irá acompañado de su Bendita Madre y hermanas, hermanos y cuantos sienten profunda y sincera devoción por Ellos, podremos disfrutar de una nueva manifestación de fe por las calles de Salamanca. Todo a su tiempo, pero que no tarde, pues más que nunca estamos necesitados de esa Esperanza que es Cardiad y Consuelo para todos.

Concluyo agradeciendo de corazón a Heliodoro Ordás este regalo que me hace y que puedo compartir contigo. Mas de cuatrocientas fotografías de las que he realizado una selección para presentártelas en dos post. Espero que te gusten y disfrutes de ellas.