10 de diciembre de 2013

"Sevilla tiene un color especial" - Desfile del III Congreso Nacional de Bandas


Mañana soleada para poner el broche de oro al III Congreso Nacional de Bandas de Música que ha tenido lugar en Sevilla desde el pasado día 4 y durante todo el puente de la Inmaculada. La Plaza Nueva y aledaños era un ir y venir de músicos de todas las edades, instrumentos y banderines, colores de uniformes planchaditos y luciendo las mejores galas para la ocasión. Y muchos, muchos amantes, seguidores, amigos y familiares que no quisimos faltar a la cita de esta invitaciín menos usual de vivir la música procesional.

Sorprende escuchar – en ordinaria – melodías que para nada tienen que ver con esa otra forma de rezar con la que cada Semana Santa estas agrupaciones musicales acompañan a Nuestros Titulares. En algunos momentos, los más lanzados o desvergonzados, no podemos tener quietos los pies o las caderas y nos marcamos un “tres por cuatro” o un pasodoble en plena Avenida de la Constitución, muy cerquita de la Catedral hispalense, que en otra época del año se tiñe de recogimiento, devoción y oración con los sones de Cebrían, de Gámez Laserna, Ricardo Dorado, Abel Moreno… como telón de fondo.

Sevilla, por tanto, se convirtió en la mañana del 8 de Diciembre de 2013 en todo un escaparate en el que se dan cita formaciones de la tierra con otras procedentes de prácticamente toda la geografía española. Una ocasión para disfrutar de todas, cada cual con su particular estilo, carisma, presencia e incluso con la singular nota del acompañamiento de la sección de Majorettes venidas desde Móstoles. Centuria Macarena, Tres Caídas, Cigarreras o Virgen de los Reyes se funden con bandas de León, Navarra, Valladolid, Madrid, Alicante o Córdoba y las no menos importantes llegadas desde localidades de la provincia, como Coria del Río, Brenes, San Juan de Aznalfarache, etc.

Bien merece la pena, en definitiva, pegarse una nueva escapada a mi querida Sevilla donde la Navidad ya se hace presente en las calles, como te invito a que veas en una próxima entrada, y tras vivir con emoción y recogimiento los diferentes besamanos con motivos de la festividad de la Inmaculada Concepción, “degustar” una buena ración de trabajo, ilusión y buen hacer de la mano de cerca de 4.000 músicos que a lo largo de más de tres horas fueron los protagonistas de una bonita mañana para recordar y comentar entre tapas, “cruz campo” y buena compañía. 











































































































































Y para concluir este amplio reportaje gráfico (cerca de 140 imágenes)qué mejor forma de hacerlo de la mano del futuro de la Centuria Macarena, mis hermanitos de la Virgen de la Esperanza y del Señor de la Sentencia. Un lujazo para mi estar junto a ellos.