13 de mayo de 2013

Reproducción a escala de la Catedral Nueva de Salamanca


La reproducción a escala de la Catedral Nueva de Salamanca es el resultado del encargo que Jesús Málaga Guerrero, como alcalde de la ciudad de Salamanca, realizó, hace más de 30 años, al tallista salmantino Honorio Astudillo Sánchez. Éste había esculpido antes, a partir de 1979, las reproducciones de las iglesias salmantinas de San Marcos, Santo Tomás Cantuariense, San Juan Bautista y San Cristobal. Su formación en modelado y vaciado, talla en piedra y dibujo, estuvo de la mano de Damián Villar, Alfredo Sánchez y Manuel Gracia, profesores de la Escuela de Artes y Oficios de la capital del Tormes.

El tallista empleó más de un año en concebir la obra, efectuar las primeras mediciones "in situ" y trazar los dibujos correspondientes. El 3 de junio de 1982 comenzó a esculpir. Y el 20 de junio de 1991 dio por concluido el trabajo con el resultado que hoy puede apreciarse. Fueron nueve años de dedicación intensa, continuada y solitaria.

Durante todo este tiempo utilizó más de 400 fotografías del edificio y se sirvió, especialmente, del libro "La Catedral Nueva de Salamanca", de Fernando Chueca, que constituyó la documentación fundamental por su rigurosidad técnica y riqueza intelectual.

Finalizadas sus ocupaciones diarias como cantero municipal, Astudillo se encerraba en su taller y daba forma, en su tiempo libre, a una Catedral cuyo tamaño es, exactamente, 35 veces inferior al original y en cuyo proyecto ha invertido 6.232 horas.

Esta singular Catedral Nueva tiene una base de 7,76 metros cuadrados (3,56 metros de longitud y 2,18 metros de altura) y se compone de 325 piezas o bloques de piedra franca de las canteras de Villamayor. Honorio Astudillo ha esculpido con fidelidad los relieves de las puertas del templo, la cúpula, los pináculos, los arbotantes e incluso las 30.348 tejas de la cubierta. La torre alcanza una altura de 2,57 metros. El conjunto tiene en total un peso de 1.300 kilogramos y se apoya en una compleja estructura interior de madera.

Con motivo del V Centenario de la colocación de la primera piedra de la Catedral Nueva, Alfonso Fernández Mañueco, alcalde de Salamanca, ha rescatado la maqueta, tras más de una década en el Convento de Las Claras, para el disfrute del público en general.

Mi mas sinceras felicitaciones a cuantos han hecho posible que esta maravillosa obra se encuentre al alcance de todos los salmantinos y foráneos que nos honran con su visita y, de un modo especial, al autor de la misma, a Honorio Astudillo