8 de enero de 2011

Los Reyes Magos visitan el Centro Asistencial de Madres Solteras “Ave María” de Santa Marta de Tormes (Salamanca).


Unos días antes de la festividad de la Epifanía del Señor, SS.MM. Los Reyes de Oriente comenzaron sus visitas por distintos centros con los que la Hermandad de Penitencia de Nuestro Padre Jesús Despojado de sus vestiduras y María Santísima de la Caridad y del Consuelo viene colaborando a lo largo de todo el año. De este modo, la tarde del día 3 de enero fue el lugar para que Melchor, Gaspar y Baltasar estuviesen junto a los niños y mamás del Centro Asistencial de Madres Solteras “Ave María” de Santa Marta de Tormes (Salamanca).

Actuaron como “maestras de ceremonias” la Directora del Centro, Rosario Álvarez, y la Diputada de Formación, Carmen Marchena quienes pusieron todo su cariño y saber hacer para que los niños y sus mamás disfrutaran de casi dos horas en compañía de los Magos.

Pues, pasadas las 6.00 de la tarde, los villancicos fueron la mejor antesala posible para recibir a los tres esperados visitantes. Las caras de asombro, alegría y felicidad de los niños es algo que nuestra hermandad no puede pagar nada más que con el compromiso de estar junto a ellos más a menudo.

Fue todo un derroche de amor y cariño el que estos “grandes-pequeños” ofrecieron a los Magos de Oriente. Sus cartas son la mejor demostración del trabajo que hacen ya no solo sus madres, sino también las cuidadoras del centro. En todos y cada uno de sus escritos quedó plasmado que en sus corazoncitos hay mucho amor, ya no solo para sus mamás, sino incluso para otros niños que ni siquiera conocen.

Después les llegaría el turno a las madres. Ellas tienen un valor aún más grande, si cabe, pues la decisión de traer a sus hijos a este mundo, después de haber pasado por momentos difíciles en su vida, es la mejor muestra de amor que nos pueden dar. Sentadas en el regazo de los Reyes, fueron contando sus quehaceres, su tiempo en Salamanca, sus sueños y expectativas.

Sé de buena tinta, pues así me lo confesó el rey Baltasar, que éste pasó algunos momentos en los que la emoción a punto estuvo de “jugarle una mala pasada” al escuchar como desde la Esperanza más inmensa, estas jóvenes madres derrochan ilusión y fe en lo que creen, en sacar adelante a sus niños y niñas, en forjarse un futuro en nuestra ciudad y, quien sabe, si algún día regresar a Cuba, Senegal, Nigeria…

Más información en la web de la Hermandad:


Las fotografías han sido cedidas por Óscar García, autor igualmente del vídeo propiedad de la Hermandad.